Indicadores económicos
2017-07-24

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-24

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 07:20

Marea max.: -3 cms.

Hora: 12:59

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 7 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-07-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8 -
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La dignidad del voto

Cuando se escuchan voces de protesta contra la corrupción, uno se hace la ilusión de que la sociedad no asumirá una actitud complaciente y que, contrariamente, en las oportunidades que ofrece la democracia a los ciudadanos para ejercer el derecho de elegir, escogerá sus mejores voceros en las corporaciones públicas.

Con todo, si hoy uno le toma el pulso a la situación política del país, podemos decir que ha perdido su ritmo moral, y que sólo una minoría lo mantiene, en cuanto ha cumplido con sus responsabilidades de haber ejercido el derecho del voto con sentido ético y político claro.
En verdad, dado el comportamiento permisivo de sectores amplios de nuestra comunidad, la corrupción va tomando la categoría de enfermedad terminal, donde ya los remedios no tienen efectos sanadores ni regeneradores. Bastaría decir que la atrofia de los reflejos morales es de tal naturaleza, que las leyes disciplinarias o penales para rodear el ejercicio del voto de garantías de pureza, son ineficaces.
Son muchas las manifestaciones de corrupción que concurren antes y durante el día de las elecciones: el trasteo de votos; la suplantación electoral, la usurpación de jurados electorales, la manipulación de formularios en blanco; la alteración de información de los operadores del sistema, en concurso con las registradurías municipales, etc. etc. etc.
Sin embargo, el más grande de de los fraudes contra la democracia representativa, se comete cuando el voto se vuelve mercancía, esto es, cuando el político corrupto lo compra. Desde ese momento, la credencial que así se adquiera se vuelve espuria, en cuanto no fue producto de la espontanea y voluntad transparente del ciudadano quien, al vender su voto, se convierte en objeto y no en sujeto electoral propiamente dicho.
Ocurre, para vergüenza de nuestra sociedad, que el “prestigio” del candidato a las corporaciones públicas se le otorga a quien, como se dice en el lenguaje acuñado por comerciantes de la política, tiene capacidad de llenar la tula de billetes para sumar electores a su favor. De esa manera, las elecciones se convierten en subastas vulgares y dejan de ser ejercicios democráticos limpios.
Más con cinismo que con pragmatismo, la corrupción se manifiesta como en el juego de cartas: donde el “case” de los tahúres hace que la contienda se contraiga entre pesos pesados de la trampería política.
Buena parte de los llamados “barones electorales” proceden de ese mundo nauseabundo de la corrupción, pero aquellos políticos que, en cambio, sólo se dedican a circular ideas, propuestas, proyectos, iniciativas- como suele ocurrir en una democracia madura y decente, llevan las de perder, pues el llamado “voto preferente” se vuelve, en la realidad, en el voto concupiscente. En el voto envenenado por la corrupción.
Las frustraciones crecientes de nuestros pueblos, de que hablara un sociólogo de la realidad latinoamericana, van de la mano de la corrupción política, y, para contrarrestar ese sentimiento devastador, pensamos que sólo los jóvenes no contaminados –hombres y mujeres-, pueden contribuir a rescatar la dignidad del voto ciudadano. ¡Para que haya futuro!
Que sean ellos los Adelantados de esa empresa moralizadora.

*Ex congresista, ex ministro, ex embajador.

edmundolopezg@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Don Edmundo y todo el mundo.

Don Edmundo y todo el mundo. El voto es una manifestacion de apollo dela sociedad cuando se va a elegir un candidato para ocupar un puesto politico asi sea presidente senadores alcaldes etc etc.
Por voluntad propia y sin presiones de ninguna clase el paciente se arrima a las urnas para dar su opinion al respecto. Ponerle mas mantequilla a este articulo sobra, Esto se le llama democracia
y pare de contar mi amigo. Mucha manteca para tan pequeña arepa.

todo en colombia se ha

todo en colombia se ha prostituido, para dar un contrato de trabajo hay que pagar el miti miti, es la degeneración de la política los llamados varones de la politica para tener poder les importo gastar todo el dinero posible del propio herrario publico para ser el poderoso, las contralorias donde les sacaban un mes de sueldo para el apoyo para la compra de los voto, la compra de voto es vieja pero no creamos que es una practica nueva.

Amigo de el colombiano por

Amigo de el colombiano por que te empecinas en hablar mal de la corrupcion de nuestro pais. Es que acaso crees que el resto del mundo vive en el paraiso terrenal. Aterriza amigo estas muy bobito la politica es de igual tamaño en todas partes. ¿Sabes lo que Yo creo?. Que opinarias muy distinto si estubieras metido en ella. No nos vengas a dar catedra de buenos modales que eso no cala, estamos aqui para intercambiar opiniones y esta es la mia.