Indicadores económicos
2017-02-27

Dólar (TRM)
$2.886,52
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,66
Euro
$3.062,30
UVR, Ayer
$244,39
UVR, Hoy
$244,48
Petróleo
US$53,99

Estado del tiempo
2017-02-27

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 18:20

Marea max.: 9 cms.

Hora: 11:30

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 33 a 42 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 2.0 a 2.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La gravedad de la crisis

Parecía un problema resuelto. O al menos había desaparecido de las noticias hasta el jueves pasado que nos encontramos de frente, otra vez, con la tragedia. La señora Viviana Carrillo, de tan sólo 43 años de edad, fue llevada de emergencia por sus familiares a la Policlínica de Olaya Herrera.

Y sucedió lo terrible; no había un solo médico para atenderla. La razón: los médicos no cumplen sus funciones porque no hay plata para pagarles. Se les adeudan los salarios de 4 meses. El desenlace final fue que la señora se murió sin atención alguna.
No se trató en esta ocasión del “paseo de la muerte”. De esa situación angustiosa de los enfermos de gravedad obligados a recorrer la ciudad en busca de camas disponibles. De lo que se trató ahora fue de las consecuencias mortales de la supresión total del servicio. Es decir, la policlínica existe, están las camas vacías, pero no hay servicio. Es una institución fantasmal, porque sencillamente no hay médicos. No hay plata para pagarles.
¿Cómo pudo suceder? ¿Cómo llegamos hasta este punto? El razonamiento es curioso por lo absurdo. Como no funcionaba bien la ESE Cartagena de Indias, la Superintendencia de Salud la intervino. Pero al intervenirla, en vez de mejorar, llevó la situación hasta un grado en el que el servicio desapareció.
Lo más escandaloso es que fuera necesario que una señora humilde se muriera, para que entonces se reuniesen la señora alcaldesa y el ministro de protección social para tomar la decisión de cambiar los procedimientos.
El domingo 27 apareció con todos sus detalles la información sobre la muerte de la señora Carrillo en la prensa local, ese mismo día El Universal destacó la consecución de 323 mil millones de pesos adicionales para la construcción de la Vía del Mar y el túnel de Crespo.
No tengo nada en contra de que la señora alcaldesa gestione exitosamente enormes cantidades de dinero para la construcción de carreteras y túneles. No voy a entrar ahora en la discusión de si se justifica o no que se construya dicho túnel a un costo tan alto. No. Lo que me interesa es mostrar la tremenda irracionalidad de un sistema que privilegia invertir sus recursos en obras de infraestructura de las que no depende la vida de nadie, al mismo tiempo que mantiene los puestos de salud cerrados y los hospitales a punto de quebrarse porque nunca tienen los pocos dineros que se requieren para su funcionamiento normal.
Todos sabemos que la crisis de la atención hospitalaria en Cartagena es de suma gravedad desde hace ya varios años. Y sabemos también que nada parece indicar que se haya llegado a los remedios definitivos. Por el contrario: la reforma propuesta por el Gobierno fue declarada inconstitucional, y la que se encuentra en trámite en el Congreso ha producido escepticismo en las autoridades médicas.
A veces me pregunto, si es que lo más sagrado que deben proteger las autoridades nacionales y locales, como es la vida de los ciudadanos, perdió su valor hasta el extremo de que hayamos aceptado con resignación que es más importante financiar túneles que hospitales.

*Historiador. Profesor de la Universidad de Cartagena.

alfonsomunera55@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese