Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-23

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-23

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 00:57

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:38

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

La guerra continuará

No me encuentro entre aquellos que deben admitir que, presionados por los jóvenes con los que se reunía, fumó marihuana, ni esnifó cocaína, ni ingirió pastillas de LSD, pero sí estoy entre quienes han manifestado inconformidad con la represión y denunciado la inutilidad de ella como método para extinguir el consumo y el comercio de alucinógenos, porque, atendiendo las razones de la historia y de la cotidianidad, he entendido que, a pesar del prohibicionismo, la dinámica del tráfico ha superado los esfuerzos por detenerlo debido al lucro que se deriva de que la humanidad hubiera incorporado entre sus hábitos la ingesta de esos productos, de modo que para lograr su disminución se precisa de una estrategia que dé prioridad a la prevención y a los tratamientos de rehabilitación, lo cual no excluiría los controles de policía sobre quienes producen y venden, pero para verificar la calidad de lo que ofrecen, como ocurre hoy con los estancos.

Aunque sé que atreverse a prohijar la abolición de la prohibición es exponerse a ser señalado como cómplice del narcotráfico, divulgo este planteamiento no sólo porque me parece una torpeza persistir en perseguir a los consumidores y traficantes sin poner en práctica programas para advertir a los jóvenes sobre los estragos de la adicción y fortalecerlos ante la tentación, sino, también, en razón a la frustración que me produjo saber que el discurso del dirigente de Estados Unidos, aunque expresado en términos menos belicistas, continúa inspirado en la solución militar, desconociendo la tendencia de la mayoría de integrantes de la comunidad internacional, que se inclina por tratar el tema como asunto de salubridad.
Lo anterior denota que Estados Unidos es quien determina la política de drogas y nosotros quienes obedecemos con abyección, debiendo, por tanto, interpretar que el éxito o el fracaso en el combate por la reducción del tráfico de drogas continúa recayendo sobre quienes las producimos y no sobre quienes propician su consumo y abandonan sus adictos a la buena de Dios, quizá porque con ello no se beneficia la industria de las armas, que es, a la postre, a la que le interesa la prolongación de la política del arrasamiento para satisfacer su afán de lucro, como lo demuestran las sumas de dinero que las entidades del Estado invierten en la adquisición de insumos para asperjar o mover los vehículos que se requieren para movilizar la tropa en las tareas de enfrentar a los traficantes y apoyar a los obreros que se dedican a arrancar las matas de coca.
Pero no sólo las autoridades compran armamentos. También lo hacen los traficantes para defenderse del asedio de la Policía y de otros grupos que les compiten en procura de arrebatarles las rutas y las plazas que conquistaron con intimidaciones y agresiones, para lo cual emplearon no solo la astucia, sino armas de tecnología tan avanzada como las de los policías que integran los comandos élites, que adquieren gracias a las fortunas que los altos precios de la droga les permiten amasar.
Si se aceptara la producción y venta bajo la vigilancia de las autoridades, y se aplicara una agresiva y constante política de prevención y desintoxicación, con seguridad se le quitaría el encanto al negocio. Lo grave es que nadie se atreve.

*Abogado y profesor universitario

noelatierra@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Pantaleón estoy esperando que

Pantaleón estoy esperando que les pregunten a los candidatos si están de acuerdo con la legalización de las drogas. Mi voto de inmediato será por el que diga que sí. Los cultivos ilícitos deben pasar a manos del estado y su producto ser negociado entre Estados, es decir Colombia le vendería la droga a Estados Unidos, y éste, por su parte la distribuiría gratis o a precio de huevo entre los suyos. Igual se haría acá a través del Seguro Social y las EPS. El que la necesite, que vaya a su EPS, se identifique y la reclame gratis.

Solo de esa forma, se

Solo de esa forma, se conocerá “quienes y cuantos” son los individuos con problemas de drogadicción, ya que nadie va a preferir comprarla ilegalmente cuando en su Seguro se la dan gratis, y por el otro lado, ya no sería lucrativo para el vendedor tener ese negocio con una competencia así. El estado colombiano podría destinar áreas que no son aprovechadas para esos cultivos y de paso se dejan de destruir la selva, la fauna, la flora y de contaminar los ríos.

Lastimosamente no les han

Lastimosamente no les han hecho la pregunta, pero desterrado el “negocio”, se acaba en parte la corrupción, la cultura del capo, la del atajo y la financiación de la guerrilla para la compra de armas, lo malo o lo bueno, es que se acaba el negocio para los que mandan en Colombia y en USA, por lo tanto, nadie se atreve.

Quienes realmente apoyan al

Quienes realmente apoyan al narcotráfico son aquellos que le exigen al gobierno mayor represión, entre más incautaciones realizan el ejercito y la armada, mayor es el precio y mayor la ganancia. Ellos prefieren que Colombia ponga los “muertos” a tener a los drogadictos en los hospitales. Los muertos no sirven de nada, al menos, un drogadicto en rehabilitación sirve de ejemplo o de mal ejemplo, como lo quieran ver.

Que Dios lo bendiga, estoy de

Que Dios lo bendiga, estoy de acuerdo con que al problema le ha faltado voluntad para implementar la solución, los últimos premios Nóbel de Economía se han expresado de acuerdo con la legalización para acabar el problema, lo malo, es que ninguno propone soluciones para el control del consumo y su distribución legal. Un abrazo.