Indicadores económicos
2017-11-20

Dólar (TRM)
$3.011,32
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.547,63
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$56,09

Estado del tiempo
2017-11-21

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:05

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:57

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 6 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-11-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La magia en Omar Rayo

Muchos padres buscaban el nombre para sus hijos en la Biblia o en el Brístol. El fallecido maestro Omar Rayo encontró el nombre para su hija en una columna de humo que se elevó en el parque que da a la clínica bogotana donde su esposa dio a luz.

“Yo sentí de pronto que salía como una nube debajo de los pájaros, de la tierra. Esa nube decía: Sara”.
Su capricorniana hija es poeta y pintora como papá y mamá Águeda Pizarro, poeta hispano neoyorkina, hija de condesa rumana, emparentada con el Conde Drácula.
La mamá de Águeda poseía artes misteriosas. Las ejerció en el palo de mango que hay en el Museo. El árbol servía de cambuche a decenas de murciélagos. Rayo vivía feliz con su colección de mamíferos fúnebres. En la noche la suegra hizo un exorcismo. Adiós murciélagos.
Felizmente, los ardides de la condesa no le alcanzaron para desaparecer al fantasma indígena que se les aparecía de pronto a algunos visitantes.
Haciendo pipí contra el viento descubrió el arcoíris. Se lo contó a su madre: “Mami, acabo de ver un fantasma en colores”.
Su esposa Águeda le enseñó a ver y a utilizar la luz de Roldanillo. Entraba tanta luz al estudio que el maestro la “tenía que sacar a las patadas”.
Hubo tres “Omares” en su vida. El primero Kayam, el poeta persa, a quien leía su padre. Cuando nació el vástago, papá llamó Omar a quien de niño iba al cementerio a pintar flores exóticas.
En sus años tiernos quería ser piloto como el autor de El Principito, su colega pintor, titiritero, saltimbanqui, malabarista o mago. “Con mis pinturas y mis grabados he logrado algo de esto”.
Con el actor Omar Shariff se encontró en la recepción de un hotel. Los dos hombres se miraron. Sintieron como si vivieran el uno dentro del otro. “Era como un espejo que caminaba”, comentó Rayo. Shariff, próximo a desparecer, volvió a mirar a su doble. Se vieron por última vez. Se reencontrarían en las películas del egipcio.
El tercer Omar se apellidaba Torrijos, “el gallo panameño pa’ jugárselo a los gringos”, como dice la canción de Escalona. El general mejoró su hoja de vida visitando el Museo Rayo, “en Roldanyork”, donde la muerte sorprendió a Rayo.
“Tizón”, su perro, murió hace poco. Águeda lo consideró un presagio.
No quería morir, “pero como de todas formas va a suceder, que sea espontáneamente”, me dijo una vez. Un infarto de malas pulgas silenció su mano de pintor, grabador, escultor. Sus cenizas vivirán en Roldanillo.
Partió el hombre que cultivó la pulcritud a la que consideraba “una forma geométrica muy hermosa”. Se definía así: “Mi alma es perfectamente pura: ella me salvará a mí”. Esa frase podría haber sido su epitafio. Prefería otro, certero como el infausto infarto: “Aquí cayó un Rayo”.

oscardominguezg@etb.net.co

*Rotaremos este espacio entre distintos columnistas para dar cabida a una mayor variedad de opiniones.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese