Indicadores económicos
2017-03-24

Dólar (TRM)
$2.921,25
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.150,86
UVR, Ayer
$246,72
UVR, Hoy
$246,80
Petróleo
US$47,70

Estado del tiempo
2017-03-24

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 15:22

Marea max.: 14 cms.

Hora: 08:16

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 9 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La Multiplicación del Amor

La multiplicación de los panes y peces que nos presenta el evangelio, es una manifestación del poder de Jesucristo y de su sensibilidad respecto a nuestro bienestar físico también.

Sin embargo, un poco más adelante en el relato de San Juan*, Jesús lanza una expresión de desilusión manifestando que mucha gente lo seguía solamente por estos signos visibles de su poder y en busca del pan para sus estómagos y se perdían de lo más importante de su misión entre nosotros, que es transformarnos interiormente para que conquistemos, alimentados por el Pan de Vida, la vida eterna. En este contexto le preguntaron qué debían hacer para realizar las obras que Dios desea y Jesús contestó: “Lo que Dios quiere que hagan es que crean en aquel que Él ha enviado”.
Todavía en estos tiempos estamos esperando que el poder de Dios se manifieste sólo en situaciones concretas que nos hagan la vida un poco más fácil y nos perdemos del verdadero sentido de la comunión con él, que es vivir con sentido sobrenatural y con amor todas las situaciones de la vida, haciendo siempre el esfuerzo personal máximo por superarlas y, en caso de que sean inmodificables, aceptarlas y ofrecerlas por el bien de las almas.
Lo más maravilloso e interesante de la vida humana es que tenemos infinidad de dones y muchísimas cosas por realizar para generar más realización personal y social y construir una sociedad cada vez mejor y más justa para todos. Se requiere sin embargo que superemos el egoísmo y la autocomplacencia mezquina, y nos sintamos motivados a luchar pensando en el bien de todos.
Lo que es necesario multiplicar, es el amor.
Allí es donde es indispensable el poder de Jesucristo, para que nos ayude interiormente a superar ese enfoque de nuestra vida centrado en nosotros mismos y nos abra a construir y dar para los demás, confiados en la promesa de que si lo hacemos por amor, repercutirá también en bien nuestro, ayudándonos sobre todo a hacernos mejores personas.
En la encíclica “Caridad en la verdad”, el papa Benedicto XVI, hace una invitación a los medios de comunicación para que no sólo multipliquen las posibilidades de interconexión y de circulación de ideas, sino que favorezcan la promoción de la dignidad de las personas y de los pueblos, ayudando a generar mayor fraternidad y justicia, promoviendo los valores superiores que son la base de nuestra libertad.
Si como seres humanos debemos cultivar hábitos positivos que acrecienten las virtudes en nosotros, los medios de comunicación y todos los recursos sociales debían estar revisando, debatiendo y proponiendo, esos hábitos que van generando una cultura superior y contribuyen al desarrollo humano.
Los medios muchas veces se prestan para un papel antieducativo, patrocinando y promoviendo antivalores como la violencia y la pornografía, cuando deberían estar resaltando los valores y promoviendo el bien, la paz y el respeto por la dignidad de las personas.
Si participamos en la multiplicación del amor que Jesucristo trajo al mundo, comprenderíamos que el pan que el vino a multiplicar es el que genera verdadero bien a la sociedad porque nos transforma desde nuestro interior nuestras motivaciones, intenciones, deseos, pensamientos, sentimientos y acciones, motivándonos a avanzar cada día y a construir una sociedad mejor.
*Jn 6, 1-15. 26-29

*Economista, orientadora familiar y coach personal y empresarial.

judithdepaniza@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese