Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

La paz de la cultura

Juanes dejó a sus contradictores con la boca cerrada. Quienes criticaron la realización del concierto “Paz sin Fronteras” en la Plaza de la Revolución de La Habana por considerar que serviría de propaganda al cuestionable régimen de los hermanos Castro, han tenido que inclinarse ante la evidencia de los hechos: el concierto fue arte, fue cultura, fue un símbolo de hermandad, y fue, más que todo, una forma valiente de llevar alegría a un pueblo sometido a inmensas dificultades, que, por una vez, no se congregó para gritar consignas sino para cantar a la paz y al amor.

El arte y la cultura son, quizás, los medios más poderosos para derrotar la intolerancia y para superar las barreras ideológicas, políticas y de cualquiera otra índole. Si algo hizo Juanes, con su admirable elenco de artistas solidarios, fue demostrar que la música es un instrumento capaz de derribar las fronteras artificiales que se levantan entre los pueblos.
Mientras contemplaba, emocionada, el concierto del domingo 20, recordé otras ocasiones en que he tenido oportunidad de comprobar la fuerza convocante del arte en nuestro país. En el año 2000, siendo directora del Instituto Distrital de Cultura de Cartagena, tuve la idea de realizar un concierto de champeta en la Plaza de la Aduana para que el público cartagenero, que ya era fanático de este género, pudiera conocer y disfrutar a sus más destacados “champetúos”. ¿Quién dijo miedo? Se armó la polémica más grande porque los “guardianes” de la cultura consideraban que este nuevo género musical no era apropiado para un evento masivo. Pensaban que era una música agresiva, que incitaba a la violencia. Sin embargo, insistimos. ¿Y cuál fue el resultado? Más de 20 mil jóvenes de todos los rincones de la ciudad se congregaron en la plaza, y bailaron y cantaron sus canciones, sin más violencia que la del movimiento de sus caderas. Hasta a los policías, quienes me habían advertido que era un riesgo hacer el concierto, los vi bailando. Y la champeta se consagró con ese concierto.
Un año después, como ministra de Cultura, en el gobierno de Andrés Pastrana, tuve una experiencia similar cuando organizamos el evento “La Cultura le declara la paz a Colombia” en Santa Cruz de Mompox, en una época en que la situación de orden público era bastante complicada. Allí académicos, artistas e intelectuales se juntaron para proclamar, en un escenario de inmenso valor histórico, que la cultura es el mejor medio para difundir un mensaje de paz y convivencia. Asistieron embajadores de diversos países, que, enamorados de las calles coloniales de Mompox, salieron a recorrerlas sin escoltas, algunos hasta montaron bicicleta, a pesar de las advertencias de seguridad. Y nada pasó. Habló la cultura y callaron las balas, ante el poder del arte y la convivencia que éste genera.
En julio de 2002 realizamos la segunda versión del evento en San Agustín, Huila, un lugar único en el mundo por los vestigios de la desaparecida cultura agustiniana, en cuyas cercanías operaban varios frentes de las FARC. Nuevamente asumimos el riesgo. Tomamos las medidas preventivas del caso, con el apoyo de la fuerza pública, y realizamos el encuentro en esa joya arqueológica del país, con la asistencia de múltiples invitados internacionales. Para mi sorpresa, cuando estaba ultimando los preparativos, recibí un papelito de algún cabecilla de la guerrilla en el que me decía que no me preocupara, y se comprometía a respetar el acto, pues entendía que se trataba de un proyecto cultural para el pueblo. Más tarde, durante una de las presentaciones de danza, uno de mis escoltas me mostró a un grupo de personas que bailaban animadamente y me dijo que eran guerrilleros. ¡Ni ellos se habían podido resistir a la influencia pacificadora de la música!.
Por eso aplaudo la valiente actitud de Juanes, que demostró, con hechos, que la cultura es paz y que el arte nos une por encima de las diferencias. Nadie puede subestimar el poder de una canción. Soy una convencida que con la cultura podemos llegar a conseguir la paz que tanto anhelamos en Colombia.

*Ex Ministra de Cultura
Directora Teatro Adolfo Mejía

galeriachicamorales@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Mas bien el le hizo el favor

Mas bien el le hizo el favor de demostrar al mundo que las personas que se oponian a esto tenian TODA la razon senora, a mi me dio mucha lastima ver como el y MB lloraban, estaban como ninos que se dan cuenta al final que sus padres tenian razon y ellos se aquivocaron. En cierto modo hay que agradecerle a Juanes su ignorancia. Que Dios los proteja y bendiga.

cont... Y que maravilla que

cont... Y que maravilla que los guerrilleros tambien bailan..... tremenda cosa! Claro que bailan y gozan, y le apuesto que se meten donde menos se lo espera. Lo mismo que bailan y gozan tambien matan a inocentes, asi que no se crea que los demas pensaremos que es una maravilla que ellos participaron de la fiestecita. Gracias a Dios Colombia es un pais libre donde podemos decir lo que pensamos cierto?

Colombia es un pais libre en

Colombia es un pais libre en donde hasta la guerrilla se sienten libres de enviarle a usted una "notica" dandole permiso a seguir con las festividades. Piense senora antes de hablar, dice aqui que usted fue ministra de Cultura en la epoca de Andres Pastrana ya entiendo por que las cosas avanzaron tanto durante esos gobiernos, gracias a Dios por el Presidente Uribe.

Los tres comentarios en línea

Los tres comentarios en línea de "anunciam" dan una idea del nivel de intolerancia que predominó en algunos sectores del exilio cubano sobre el concierto de Juanes y que aquí en Colombia nos mantiene enfrentados en lugar de buscar caminos de solución. Nadie duda acerca de la actitud errada y la crueldad terrorista de la guerrilla, pero tampoco puede desconocerse el valor del arte y la cultura como instrumento de paz y concordia, por lo menos en los casos que destaca la columnista. El mismo presidente Uribe lo dijo el día de su posesión: "queremos un país en que los niños y los colombianos carguen instrumentos musicales y no armas".

Antares, yo soy colombiana y

Antares, yo soy colombiana y entiendo y respeto lo que usted dice pero espero lo mismo de usted y de los demas. En ningun momento hable con intolerancia. Y si, la mayoria de la musica (porque tambien hay musica que es violenta) promueve en el ser humano amor y felicidad. Yo espero que usted respete mi opinion, como dije anteriormente Colombia es un pais libre donde hay libertad de habla y expresion, en donde hasta los guerrilleros se atreven a pedir y exigir.

Antares, es fácil hablar asi,

Antares, es fácil hablar asi, si no ha vivido en carne propia el exilio. Respete el dolor ajeno. Ustedes piden respeto y tolerancia, pero usted no la da. Dónde está el respeto y la tolerancia para los exiliados cubanos de Miami?. Ahora resulta que parecen ser los malos del paseo, por Dios! El mundo al revés. Ah! y soy colombiano.

EXCELENTES COMENTATIOS,

EXCELENTES COMENTATIOS, ANUNCIAM. NO HAY NADA QUE AGREGAR. ARACELLY, CÓMO PUEDE DECIR ESO QUE DIJO?

EXCELENTES COMENTARIOS,

EXCELENTES COMENTARIOS, ANUNCIAM. NO HAY NADA QUE AGREGAR. ARACELLY, CÓMO PUEDE DECIR ESO QUE DIJO?

Antares, es fácil hablar asi,

Antares, es fácil hablar asi, si no ha vivido en carne propia el exilio. Respete el dolor ajeno. Ustedes piden respeto y tolerancia, pero usted no la da. Dónde está el respeto y la tolerancia para los exiliados cubanos de Miami. Ahora resulta que parecen ser los malos del paseo, por Dios! El mundo al revés.