Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La tristeza

En el mundo circula como moneda corriente y a muchos se les ha dado por honrarle con particular favor. Creen que acompaña la sabiduría, la virtud y la conciencia. Eso no pasa de ser un necio y monstruoso ornamento de algunos que descalifican la alegría y el optimismo. Un afán de sentirse superiores por su triste inclinación. Rechazan el entusiasmo y la esperanza.

Piensan que alegría es debilidad. Siendo ella fortaleza. La actitud absurda de asimilar la tristeza a la inteligencia, cuando siempre ha sido dañina, y cruel. Por eso los estoicos desde siempre la prohibieron a sus sabios.
Al analizar la tristeza conviene cuidarse de su peligrosa compañía y adoptar una estrategia para alejarla. Es un hecho que los conocedores más profundos de ella no han sido sus víctimas. Los tristes no la comprenden, solamente la padecen. Quienes hemos hecho todos los esfuerzos posibles por evitar su contagio, quizás somos menos ignorantes en el tema. Pero es mejor no meterse en ese rollo. No sólo hay que rechazar sus síntomas, sino aplicarles radical terapia.
Los pueblos jóvenes son quienes más la han combatido. Hay otros que se cansaron. No nos agrada ese sentimiento pasivo, ni lo estimamos. Y desde nuestras playas intentamos rechazar esa influencia negativa, que es mucho peor que cualquier AH1N1.
Tristezas del alma es un vals que hemos escuchado mucho, una especie de himno regional con su melodía inconfundible. Neruda podía escribir los versos más tristes una noche y Barba Jacob confesaba días en que somos tan lúgubres,… Para Lara dizque la tristeza era su novia. No obstante disfrutó ampliamente de María Félix y de una constelación de hembras preciosas.
Recordamos la sátira de las clases altas que hizo la Sagan en su Bonjour Tristesse. Estupenda novela, pero sobre todo notable y merecido éxito editorial. Poetas y luminosos pensadores existencialistas también le han cantado con pasión. Quizás enredaron vivir con sufrir, y ser con padecer. Como dice otro viejo bolero se dedicaron a saborear su dolor, y no querían “compasión, ni piedad”. Parece que se trataba de otra piedad. No debía ser esa alma bondadosa que ha terminado de estafeta de un vecino complicado, y brabucón, y de sus “inocentes” conmilitones que tanto daño y tristeza generan.
Los pueblos alegres suelen ser despreciados. Pretenden calificar su voluntad de resistirse a la tristeza como irresponsabilidad. Sin embargo la pena que ha gravitado sobre la idiosincrasia española también era motivo de burlas crueles. Pero pena y tristeza son enfermedades diferentes
Es absurdo adorar la tristeza con un lúgubre estupor que invade cuando la adversidad agobia. El dominio llega a tales proporciones que les impide la libertad de los actos. Las quejas y las lágrimas son una reacción. La cosa es mucho más grave cuando la fuerza de ella ha helado los impulsos vitales.
En relación con las tristezas de amores, “Quien cuenta su fuego apenas arde”, decía Petrarca en su Cancionero. Otros resistentes al llanto, siguen trágica secuencia al decir que lo que se puede digerir, es mediocre: “Las preocupaciones ligeras suelen hablar; las excesivas quedan mudas”. Afirmaba el viejo Séneca en “Phaedra”…
A la tristeza, cómo a la mujer maluca es mejor ni verla, decía Andrés Landeros.

*Abogado, Ex Gobernador de Bolívar y Ex parlamentario.

augustobeltran@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese