Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Leer y enseñar

Un joven profesor de literatura de una universidad pública me dice que vive decepcionado por el bajísimo interés de sus estudiantes en la lectura. Me dice que, siendo optimista, solo un 15% lee libros, más allá de la obligación de leer aquello que les sirve para los exámenes.

El 15% de 40 estudiantes da 6. ¿Qué hacen los 34 restantes? ¿Van a continuar en la carrera? Probablemente, me dice el joven profesor. Algunos tienen el compromiso familiar de terminar un pregrado, y lo terminarán a la brava, sorteando la mediocridad.
Le digo a mi amigo que no entiendo cómo sucede esto en una carrera que debe ser elegida por jóvenes a quienes les gusta la lectura. Que no sólo les gusta la lectura, sino que se han apasionado por ella hasta el punto de escoger como profesión una disciplina basada en el acto de leer sistemáticamente la producción literaria de un país, un continente, una lengua o unas épocas.
¿Qué pasa por la cabeza de estos muchachos? ¿Qué pasa con los sistemas de selectividad, más rigurosos cuando se trata de una universidad pública en la que la oferta de cupos es poca comparada con la demanda? ¿Cuál es el futuro que espera a “graduados” en una disciplina que tiene en la enseñanza sus mejores posibilidades laborales?
No se trata de jóvenes que entraron a hacer la carrera de literatura porque quieren ser escritores y sienten el calor y el fulgor de la llama creativa. Por lo general, los que tienen este perfil leen de todo y con pasión. Se rebelan a veces contra lo que les enseñan sus maestros o contra sus métodos, pero son lectores excepcionales y hasta repelentes, pues siempre van unos pasos más delante de sus compañeros y marchan con mucho más entusiasmo que sus maestros.
No es éste el caso. El triste caso que me ocupa es el de los pobres hábitos de lectura en futuros profesionales de la lectura. De lectura en no importa cuál soporte tecnológico: libro impreso sobre papel o libro “colgado” en Internet. El cambio de soporte no significa la desaparición del libro. La imprenta de Gutenberg no acabó con el libro que reproducían manualmente los copistas. La posibilidad de reproducirlo mecánicamente significó la relativa democratización del objeto llamado libro.
No creo que la reducción drástica de los niveles de lectura entre los jóvenes se deba a esa formidable invención llamada Internet o al juguete anterior, la televisión, donde también se "leen" grandes libros en imágenes. No hay escenario más fascinante para quien tiene el hábito de la lectura que “la red”: se encuentra de todo, muchas veces gratis: lo bueno, lo malo, lo mediocre y lo excepcional.
Pero éste es otro problema. Me refiero al bajísimo interés por la lectura en jóvenes que van a tener por profesión la lectura de literatura y la enseñanza a partir de sus lecturas. Allí está lo incomprensible. Y alguna explicación debe encontrarse. No para decir que “los jóvenes de ahora son así” sino para corregir el rumbo de un sistema educativo que permite la permanencia en la universidad de “jóvenes así.”

*Escritor y periodista de opinión. Doctor Honoris Causa en Literatura por la Universidad del Valle.

salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese