Indicadores económicos
2017-05-22

Dólar (TRM)
$2.889,45
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.230,11
UVR, Ayer
$249,89
UVR, Hoy
$249,92
Petróleo
US$50,33

Estado del tiempo
2017-05-22

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 13:31

Marea max.: 22 cms.

Hora: 20:54

Dirección viento: Sur

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-05-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Los Corazones

Esta semana celebramos las fiestas de los Corazones de Jesús y de María. El infinito amor de Dios expresado en estos Sagrados Corazones que se entregaron por entero a la humanidad, para reconciliarnos con Dios y entre nosotros y que nos invitan a unirnos a ellos para construir la civilización del amor en la que impere la comprensión, la solidaridad, la comunicación, la mejora continua, la justicia, el respeto, la paz y la unidad.

El Corazón en las Sagradas Escrituras tiene un papel muy importante. Es el centro del afecto y de las decisiones. Es el punto de encuentro entre la afectividad, la voluntad y la inteligencia. Es lo que permite amar, pero no solo con un amor sentimental, sino con capacidad de vaciarse de sí mismo para llenarse de Dios y entregarse por el bien de los demás.
Jesús nos recuerda que el principal mandamiento es: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, toda tu mente y con todas tus fuerzas. Y el segundo es: Ama a tu prójimo como a ti mismo”*. Él los cumplió a plenitud, entregando su corazón humano y divino en la cruz y que sigue distribuyendo en la Eucaristía, para nutrirnos con “el pan de vida”, en medio de nuestras realidades.
El pecado endurece el corazón porque nos aleja de Dios. Pero Dios nos hace una promesa: “Os daré un corazón nuevo, infundiré en vosotros un espíritu nuevo, quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne”*.
Si cada día nos consagramos a los Corazones de Jesús y de María, perteneceremos a la escuela del amor de Dios y viviremos la promesa de transformación de nuestro corazón, para que podamos contrarrestar y superar la cultura del egoísmo, de la discordia, de la muerte y de todos los males, que hemos permitido en nuestra sociedad, y regresemos a Dios, como centro de nuestros afectos y decisiones.
Lo que más gozo le produce a un cristiano es tener un corazón ardiente y apasionado por hacer la voluntad de Dios, que es el bien. Esa persona se encuentra con Jesucristo resucitado, en su Palabra, en la Oración, en la Confesión, en la Eucaristía y en cada situación del día a día, sintiendo su corazón arder al descubrir su presencia. Al experimentar ese amor se llena de fortaleza y perseverancia para procurar vivir de acuerdo a las leyes de Dios, en pensamientos, palabras y obras y trabajar por el bien de los demás y de la sociedad, aunque le signifique sacrificios o renuncias, porque es mucho más grande el gozo y la esperanza.
Si encendemos la llama del amor a Dios, buscaremos con mayor ahínco la santidad personal; la familia fortalecerá sus vínculos y cumplirá su misión de comunidad educadora en la fe, la vida, la dignidad, las virtudes humanas y el amor; el trabajo será más valorado como medio de desarrollo de los talentos para conquistar unas condiciones dignas para todos; la humanidad tendrá una verdadera transformación y construiremos la civilización del amor en la que reinen los Corazones de Jesús y de María.
Se necesita un “Fiat”, como el de María, aceptando la voluntad de Dios, para que su amor haga morada en nosotros y, en medio de las situaciones de la vida, digamos con fe: “Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío, Inmaculado y dulce Corazón de María, asistidme hoy y en mi última agonía”.
Mc 12, 30-31; Ez 36,26

*Economista, orientadora familiar y coach personal y empresarial.

judithdepaniza@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Siiii yo me crie con madre

Siiii yo me crie con madre catolica y cumplidora y era hermoso comenzar temprano yendo a misa, en ese tiempo nada de comer desayuno para tomar la hostia y luego a charlar entre los feligreses y un
rico almuerzo, domingo siempre pasta, desde tallarines, ravioles. ñoquis hmm que rico!! y a ver el parido de Futbol y luego con hermano y otros una de esas sevezas de litro y.....esa vida sencilla ya casi no exciste y es la mas "tranquila" para cuerpo/espiritu Ahora queremos ser importantes complicandonos!

Esto que nos dice la

Esto que nos dice la columnista es el proceso de Conversion,el cual es lento.Nos dice Jesus:Amaos los unos a los otros conforme yo os he amado........ Yo os prometo en la exceciva misericordia de mi corazon que aquellos.................no moriran en su desgracia..........haciendose mi corazon su asiloi seguro en la hora de su muerte.Bien por nuestra hermana en Cristo Judith.De Colores.