Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Los enfermos de Hubris

El 13 de julio de 2009, a raíz del golpe a Zelaya en Honduras, Chávez le ordenó a Obama que le quitara el supuesto apoyo que Estados Unidos le está dando a Micheletti: “Hágalo ya, Obama, y con eso demuestra que no está apoyando el golpe. Si no lo hace, entonces está apoyando el golpe.

Deje el guabineo (la ambigüedad), usted con un discursito y una sonrisa engaña al mundo, demuestre si es verdad que está dispuesto a enfrentar a los halcones, si no mejor que se vaya porque va a terminar peor que Bush”.
Este episodio, en el cual el gobernante megalómano venezolano le da órdenes al presidente de Estados Unidos, algo que no se atrevieron a hacer en la Guerra Fría, ni los jerarcas rusos, demuestra que Chávez está enfermo del pecado de Hubris, algo que los griegos definían como la conducta que tomaban algunos héroes que lograban la gloria, tras lo cual -ebrios de éxito- se comportaban como si fueran dioses. La vida a los incursos en este pecado le cobraba caro, a través de “Némesis”, la cual le hacía padecer castigos dolorosos
Uno de los problemas de ejercer el poder es que este además de engolosinar, produce en algunas personas problemas mentales. Los síntomas son: prepotencia, no escuchar a sus colaboradores, tomar decisiones inconsultas, pensar que siempre tienen la razón y una enorme paranoia que los hace ver enemigos en todas partes.
El asunto comienza así: un político o un militar más o menos normal, alcanza la presidencia por vía electoral o por golpe de estado. Inicialmente duda sobre sus capacidades, pero pronto es rodeado por una muchedumbre de áulicos que lo elogian a toda hora y la vacilación se convierte en el convencimiento de que no sólo tiene meritos intrínsecos propios para ser presidente sino que está llamado a hacer un cambio mundial (“remember” Hitler) o hemisférico (caso Fidel Castro, Chávez).
En la segunda etapa, se cree insustituible, los halagos se multiplican, le elogian su belleza, su maestría al bailar (caso, Trujillo). Mejor dicho, ellos son la suma de todas las virtudes. En este punto, ¡ay! del que quisiera cuestionar o criticar cualesquier obra o iniciativa del presidente vitalicio o del dictador de turno, ya que los afectados por el “Hubris” padecen de paranoia, con lo que todo lo que se opone a él o a sus ideas lo gradúan de enemigo personal, y al creerse insustituibles, intentan a través de plebiscitos amañados cambiar la Constitución para perpetuarse en el poder con el argumento de que sin ellos la nación se derrumbará.
En esta fase sospechan de todo el mundo y ven conspiraciones en todas partes. Entonces, como parte del cuadro clínico, se dedican a insultar a sus pares. Hitler no bajaba a Churchill de tahúr y borracho; Chávez usa un lenguaje altanero contra los otros mandatarios, lo cual tarde o temprano se le revertirá. Por algo Esquilo, en Prometeo Encadenado, dice: “A la lengua intemperante se le aplican castigos” (OP citada Tomo I, Pág. 14).
En fin, la moraleja es que tarde o temprano el pecado de Hubris de los gobernantes es castigado. En el caso de Hugo Chávez, un hibrido de Fidel, Perón y Kadafi, nosotros los colombianos tendremos que padecer sus fluctuaciones de carácter y sus actuaciones demenciales, mientras llega Némesis a bajarle los humos.

*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.

menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Este mal hace que quien lo

Este mal hace que quien lo sufre vea terroristas en todos lados, creer que él es la persona encargada de eliinarlos, por lo tanto debe cambiar cada cuatro años "un articulito" a la Constitución para perpetuarse en el poder.

Debió detenerse también el

Debió detenerse también el Colombia, aquí hay uno que sufre del mismo mal, y donde ve ventajas: es atrabiliario, grosero, altanero y autoritario ( fuerte con los débiles y débil con los fuertes) aunque parezca contradictorio, es así. Y lo que ocurre es que los interioranos NO SON FRENTEROS, mas bien hipócritas. Como dijo un forista: Uribe y Cháves son iguales lo que pasa es que estan en orillas opuesta