Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-20

Dólar (TRM)
$2.938,24
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,66
Euro
$3.129,43
UVR, Ayer
$242,67
UVR, Hoy
$242,71
Petróleo
US$51,37

Estado del tiempo
2017-01-20

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 14:26

Marea max.: 9 cms.

Hora: 07:01

Dirección viento: Norte noreste

Intensidad viento: 7 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-01-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Los imprescindibles

Parto del principio irrebatible de que nadie es imprescindible. Es cierto que algunas personas por su dedicación, habilidad, inteligencia y perseverancia, son reconocidas como importantes en el desempeño de sus funciones, pero imprescindible, ninguna.

En la historia reciente de los Estados Unidos vimos cómo Franklin Delano Roosevelt fue elegido presidente en 1932 y reelegido en 1936, 1940 y 1944. Falleció en 1945 durante la Segunda Guerra Mundial y lo sucedió su vicepresidente, Harry S. Truman, a quien le correspondió la responsabilidad inmensa de arrojar dos bombas atómicas sobre el Japón, lo que terminó el conflicto.
John F. Kennedy fue elegido presidente en 1960. Dueño de una gran simpatía, en plena campaña para su reelección, fue asesinado en 1963 e inmediatamente lo sucedió el vicepresidente Lyndon B. Johnson. Pese al prestigio enorme de Roosevelt y de Kennedy, a la muerte de ambos, el país continuó con su ritmo acostumbrado.
Entre nosotros ha habido personajes que por la dedicación a sus quehaceres y por disciplina personal, sus propios compañeros, por comodidad, los convierten en los “que se la saben todas” y, en consecuencia, sin ellos no se puede dar un paso en la administración pública.
Recuerdo que en el ámbito municipal de Cartagena (hoy diríamos distrital), a Juan Vélez Herrera le importaba un pepino quién era el alcalde de turno; liberales o conservadores lo necesitaban porque era él quien conocía los vericuetos y procesos de las disposiciones. En el Departamento de Bolívar hubo dos a quienes consideraban irremplazables: César Angulo y Benjamín (Mincho) Álvarez. En las esferas nacionales fue muy célebre don Leopoldo Lascarro, en la Dirección de Presupuesto. Pero, a pesar de la eficacia reconocida de estos ciudadanos, les llegó el momento de abandonar sus cargos y, el Municipio, el Departamento y la Nación, continuaron marchando.
Quiero referirme a un caso mucho más sencillo que ilustra la tendencia muy nuestra de dejar en manos de determinada persona, lo que debe ser responsabilidad colectiva.
La Frederick Snare Corporation fue la compañía norteamericana que construyó el Terminal Marítimo de Manga, dragó el canal de acceso e hizo el corte (de Paricuica) que condujo al Canal del Dique a la Bahía. Como un magnífico servidor de esa compañía vino Juan Cruz, ciudadano mejicano. Era él un elemento muy apreciado por los gringos y por los colombianos. Su laboriosidad, dedicación y lealtad a la compañía le valió una distinción especial de los directivos de la empresa, por lo que lo tenían en cuenta para labores delicadas e importantes. Casi siempre cuando a Cruz le tocaba salir de vacaciones, una labor importante se presentaba. Por eso le retribuían en dinero el tiempo de sus vacaciones. Eso se repitió durante varios años.
Al pasar el Terminal a manos del Ministerio de Obras Publicas, su primer administrador, Guillebaldo Forero, decidió notificar por escrito a quienes debían salir de vacaciones. Llegó el turno a Juan Cruz, quien acudió al doctor Forero y le mostró la carta. El doctor Forero la leyó y dijo: Si Juan, usted sale de vacaciones. El señor Cruz dijo: “¡yo de vacaciones!, y entonces, ¿cómo queda el muelle?” Pues se hundirá Juan, pero usted sale de vacaciones, concluyó el administrador.

*Asesor Portuario

fhurtado@sprc.com.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese