Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-18

Dólar (TRM)
$2.924,77
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.124,82
UVR, Ayer
$242,61
UVR, Hoy
$242,64
Petróleo
US$52,48

Estado del tiempo
2017-01-18

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 23:00

Marea max.: 4 cms.

Hora: 05:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 2.0 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Los límites

Incapaz de dar repuesta a los grandes problemas de la filosofía, el hombre tiene que aceptar como válidas respuestas que para la mente humana son incomprensibles: las religiones, la existencia de un ser superior creador de todo el universo; y los materialistas, la materia y la energía infinita y eterna en constante transformación, y la vida y la inteligencia, atributos específicos de ella.

En ambos casos (religión o ciencia) el asunto es de Fe, porque la mente humana es incapaz de comprender conceptos como el espacio, la materia o el tiempo infinitos.
Así como es de incomprensible el universo material, también lo es el alma de los humanos, y tan o más interesante su estudio. Uno de los aspectos que ha llamado recientemente mi atención, por experiencias vividas, es el que tiene que ver con los límites de la conducta humana, y sin ser una autoridad en el tema –sólo un ser que se hace preguntas y se aventura respuestas- quiero presentar unas reflexiones, muy lejos de que puedan ser considerados aportes científicos.
Durante mucho tiempo se pensó que gran parte de la conducta humana era instintiva: el individuo heredaba un repertorio de respuestas organizadas que se adecuaban a las diferentes situaciones. Hoy sabemos que a los instintos se superponen las respuestas aprendidas, y que el ser humano a diferencia de los animales recurre a los sentimientos, las emociones y la razón al momento de elaborar una respuesta social.
El conductismo, sostiene que el comportamiento humano está determinado por sus consecuencias anteriores. Si un comportamiento provoca algo positivo se repetirá en el futuro; por el contrario, si sus consecuencias son negativas se reprimirá.
Se me ocurre pues pensar, que así como el individuo va descubriendo y desarrollando con la experimentación sus capacidades físicas e intelectuales, también desde la edad temprana, vive en una permanente y “angustiosa” búsqueda de límites que van condicionando una conducta de vida que modela la aplicación de su energía interior, y el uso de sus habilidades física e intelectuales.

Si los padres y la sociedad saben imponerlos, van apareciendo poco a poco en el individuo comportamientos sociales que permiten la convivencia “pacifica y respetuosa” en la sociedad. Es tan fuerte este arsenal de límites, que debería bastar por si solo para organizar la vida social.
En la práctica las personas no obedecen la norma escrita, no la conocen, no la estudian; obedecen a los patrones de conducta aprendidos o heredados, y persiguen a toda costa el bienestar personal y de su grupo más cercano, haciendo uso de su propio arsenal de límites y capacidades físicas e intelectuales. Quienes no fueron educados para la convivencia social, se imponen con manipulación y engaños (los más educados e inteligentes), o por el temor que despiertan en los demás (los más poderosos) porque al no conocer limites, quien los conoce (lo mismo que quien se enfrenta al que nada posee) siempre lleva ante ellos las de perder. Así entienden y valoran algunos la competencia y la competitividad.
Lo peor es que en la politiquería abundan de esos, y mientras más poder acumulan, más temidos o admirados son. Una frase que se atribuye a Demócrito dice: “Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de mofa."

myances@msn.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

totalmente errado el

totalmente errado el argumento de inicio del columnista. La ciencia y la religión no comparten ni de cerca sus procesos, por eso es totalmente equivocado el postulado de que la fe rige el metodo científico. La mente humana si comprende la materia, el espacio y el tiempo infinitos, de hecho los representa mediante la matemática. Es bastante corriente el error de asumir que temas de las fronteras de la ciencia como el inicio o el fin del tiempo, los instantes previos al big bang, etc, solo son respondidos por la religión. Nada más errado. En la religión la persona puede darse el lujo de creer o o creer, no así el científico para quien estos postulados son relativos, no son absolutos. Un científico no dice "no creo" dice mas bien "existen evidencias para dudar", no dice "creo", dice "existen evidencias para afirmar".