Indicadores económicos
2017-04-26

Dólar (TRM)
$2.899,13
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.157,54
UVR, Ayer
$248,95
UVR, Hoy
$248,99
Petróleo
US$49,56

Estado del tiempo
2017-04-26

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 15:44

Marea max.: 23 cms.

Hora: 23:35

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 11 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Luis Carlos Galán

En agosto de 1970, a unas horas de la posesión de Misael Pastrana como Presidente, El Tiempo envió a uno de sus redactores, un joven de 27 años, abogado sin título aún, a entrevistar al futuro mandatario.

Ese muchacho escribía crónicas con el seudónimo de Robinson Crusoe y editoriales sobre el rumbo de la política, la economía y las relaciones internacionales. Aparte de la entrevista, el entrevistador y el entrevistado hablaron de la situación del país, y fue tal la impresión que los conceptos de aquel le causaron a éste, que el 7 de agosto lo designó ministro de Educación. Era Luis Carlos Galán.
No fue fácil la gestión del ministro. Tuvo conflictos con algunas universidades y afrontó debates en el Congreso por los lineamientos de una política educativa que suscitó controversias duras. El balance, sin embargo, le favoreció, y a los dos años de labores renunció para aceptar la Embajada de Colombia en Italia, de donde regresó a codirigir con Carlos Lleras la revista Nueva Frontera. Estando allí, no resistió la tentación de hacer política y se fue a Santander a encabezar la lista llerista de Senado. Nadie daba dos centavos por su elección, pero regresó con la credencial.
La burocratización de los partidos, la corrupción de sus dirigentes, el crecimiento de la oposición armada y el desove de la mafia, lo indujeron a plantear la necesidad de renovarlo política e ideológicamente, e invitó a los colombianos a respaldar un movimiento que iniciara ese proceso de reparación. Surgió el Nuevo Liberalismo, y en una escapada a Villa de Leiva redactó un programa que lo consolidara para emprender una travesía que se sabía compleja y accidentada.
Desde entonces, era urgente devolverle dignidad a la política y recordarles a los partidos que sin organización, disciplina e ideas, era imposible armonizar el espíritu de nuestras instituciones con la conducta de quienes tenían la responsabilidad de garantizar su eficacia. En ese planteamiento sencillo consistió la propuesta de Galán, que salió invicta como bandera liberal para el debate presidencial de 1990, al reincorporarse él al partido con el triunfo de la consulta popular en una convención de unidad que pactó con su jefe único, el ex presidente Turbay.
En esa asamblea expresó que no reconocía enemigos dentro del Liberalismo, excepto los que, por fuera de su militancia (subversión y narcotráfico), diezmaban al país y degradaban sus valores con violencia y terror. Fue su sentencia de muerte. Como su candidatura y su programa olían a triunfo arrollador, una banda criminal eliminó el estorbo. Hoy el Liberalismo sufre un deterioro evidente, y sus jefes y verdugos de aquellos días son los renegados que, con etiqueta y precio, se arrumaron en los armarios de una coalición de lentejos.
Galán fue la encarnación de una angustia que sólo prospera en los políticos con sensibilidad moral. Los hay todavía, obvio. Son los grandes, los generosos, los que dan de sí, los que aspiran al poder para poner su fuerza al servicio de las causas nobles y no de sus propias ambiciones. Sí, los que mueren al pie de sus convicciones. Los que liberan sus energías sirviendo a los pueblos sin subrogar la codicia bajo el mismo alero. En una palabra, los que no tienen villanía que disfrazar con “heroísmo”.

*Columnista y profesor universitario

carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Eso si Dr, Villakba,escribir

Eso si Dr, Villakba,escribir recordando los viejos tiempos si es agradable,~Que importa que maten a los hombres si prevalecen sus ideas~,buki.