Indicadores económicos
2017-10-19

Dólar (TRM)
$2.935,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.449,10
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$52,04

Estado del tiempo
2017-10-19

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 03:59

Marea max.: 21 cms.

Hora: 1:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Masculinidades en juego

Los hombres no solo vemos y jugamos fútbol y otros deportes propios de hombres para satisfacer nuestras necesidades de ocio y creación, también lo hacemos para realizar las necesidades de entendimiento e identidad, para aprender a ser hombres, para construir socialmente nuestras identidades de género masculinas.

Los hombres no solo nacemos, no solo somos biología o química, nos hacemos tal a través de procesos de construcción social y cultural donde también participan otras materias como la historia, la memoria, los recuerdos, los olvidos; la geografía; la física; la religión, las creencias; el arte y la estética; la comunicación y los lenguajes; las ciencias naturales, sociales y humanas; pero también la educación física, la recreación y los deportes.
Aprendemos a ser hombres en la familia, la escuela, la iglesia, los medios, la calle, la esquina, la taberna, pero también en el terreno de juego, en la cancha y en los estadios. En los juegos también los hombres nos hacemos tal, participamos en procesos de formación, socialización, entrenamiento, práctica y juego de lo que social, cultural y naturalmente se espera de nosotros: ser unos machos.
Esta es la orden que se nos da a los hombres en el terreno del juego así como en otros terrenos de la vida y aquellos que no cumplen estos mandatos son vistos como nenas, mujercitas o maricas, se les dice que no están hechos para estas clases de juegos. Por eso, generalmente, se dice que el fútbol, por ejemplo, es un deporte para hombres, de hombres, de machos. Por eso muchos papás meten a sus hijos en un equipo de fútbol para que estos se hagan todos unos varones, para que no corran el riesgo de volverse maricones.
El terreno de fútbol es un campo fértil para hacer crecer el orden y mandato patriarcal y machista. Pero curiosamente también es un terreno fértil para que los hombres jugadores expresemos afectos y emociones entre nosotros que son sancionadas en otros terrenos de la vida. En el terreno deportivo expresamos nuestros más nobles sentimientos a los demás hombres de nuestro propio equipo, nos abrazamos, nos cargamos, nos tiramos encima de los demás, nos damos palmaditas en la espalda e incluso en las nalgas, trabajamos en equipo, somos solidarios y cooperativos, nos decimos o gritamos palabras de aliento y ánimo, nos ayudamos a levantar de las caídas, etc.
En el terreno de juego los hombres futbolistas satisfacemos también nuestra necesidad de afecto, en el juego se dan todos estos actos que fuera de él no se ven con buenos ojos y además se sancionan las faltas contra los jugadores del otro equipo e incluso del propio y de las reglas del juego.
Estas curiosidades y fisuras en el campo de juego o piso del patriarcado nos deben servir a los hombres comprometidos a desafiar la opresión contra las mujeres, el sexismo y la injusticia por razón de género, para sembrar formas de practicar, jugar y vivir masculinidades saludables y liberadoras en los terrenos de juego y en otros terrenos de la vida, en el terreno de las relaciones con nosotros mismos, con los hombres de los otros equipos, con el entorno familiar, el terreno de las relaciones con las mujeres, con los pares y con la calle.

*Lingüista, literato y comunicador para el desarrollo

puntos_de_encuentro@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese