Indicadores económicos
2017-02-19

Dólar (TRM)
$2.902,81
Dólar, Venta
$2.858,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,64
Euro
$3.091,49
UVR, Ayer
$243,77
UVR, Hoy
$243,86
Petróleo
US$53,40

Estado del tiempo
2017-02-20

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:23

Marea max.: 12 cms.

Hora: 07:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Medidas impopulares

La impopularidad de una medida no debe ser obstáculo para tomarla. Una de las tendencias más engañosas de los gobernantes descansa en el temor de alborotar a sectores de la sociedad con medidas que, siendo de interés general, producen oposición irracional contra el Gobierno.

Creo que es necesario convencer a los ciudadanos del daño que hacen a la comunidad con la sistemática violación de normas que, respetadas, garantizarían una mejor calidad de vida. La pedagogía de los gobiernos debe ser tan clara en la enseñanza como inflexible en la sanción. Debe quedar claro que una ciudad no puede organizarse para ser más humana y eficiente, menos violenta y caótica, si sus ciudadanos hacen cada día lo contrario de lo que debería hacerse.
Lo contrario es aquello que se ha hecho siempre por costumbre y por oscuras componendas entre los beneficiados y los funcionarios del Gobierno. De esta manera, no sólo se han corrompido los gobernantes. Éstos han corrompido la conciencia de los ciudadanos.
Tenemos que entender que aquello que vuelve menos habitable nuestra ciudad es precisamente aquello que se hace de espaldas a las leyes. Los acuerdos entre el gobernante y los ciudadanos son necesarios, pero no hasta el punto de aceptar que quien viola las leyes es quien tiene razón y merece recompensa.
De este tira y afloja sale la conducta complaciente de los gobernantes. Se abstienen de ejercer la autoridad porque se sienten incapaces de enfrentar importantes focos de oposición, basados paradójicamente en la pretensión de vivir por fuera de las leyes.
Creo que algunos de los grandes problemas de esta ciudad no sólo no se resuelven sino que tienden a agravarse, precisamente por lo anterior: por la falta de autoridad y por el temor de ejercerla. Los problemas de planeación urbana o de movilidad, por ejemplo; los asuntos del espacio público y el uso del mismo, son problemas de difícil pero no imposible solución.
Tampoco es imposible enfrentar a los usurpadores de bienes públicos, a los urbanizadores nocturnales, a los legalizadores de lo ilegal, a los empresarios del soborno, a los tramitadores de chanchullos, a los inversionistas que se adueñan de corporaciones e institutos de donde sale el chorro de sus riquezas y su poder sobre la burocracia.
Sé que dentro de la administración local dormitan funcionarios negligentes; sé que las decisiones de cambio se estrellan a veces con los muros de contención y saboteo heredados de administraciones pasadas; sé que uno de los más eficientes métodos de saboteo consiste en volver lento lo que debería ser rápido, oscuro lo que debería claro y costoso lo que no tiene precio.
Esa maldad estructural es -aceptémoslo o no- el origen de frustraciones colectivas: no se hacen las cosas correctamente porque las piezas de la maquinaria funcionan para no hacerlas o hacerlas incorrectamente. Si no se aflojan los tornillos y se desenroscan las tuercas oxidadas de esa estructura administrativa, que envenena también a los organismos de control, toda voluntad de cambio será inútil.

*Escritor y periodista, Doctor Honoris Causa en Literatura por la Universidad del Valle.

salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese