Indicadores económicos
2017-07-22

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 06:32

Marea max.: 26 cms.

Hora: 23:39

Dirección viento: Sur sureste

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

1 - 2
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Nuestras memorias de Ricardo

Muchos son los que recuerdan a Ricardo Segovia Morales como un hombre de gran carácter; recto y severo como persona y con una trayectoria laboral admirable.

Fue gran estadista de profesión: alcalde, gobernador, representante y embajador. El derecho y la política no sólo lo llevaron a cargos importantes del Estado, sino que también logró acaparar grandes resultados en el sector privado como cofundador de la inmobiliaria más exitosa del país. Pero lejos del currículum vítae extenso que lo definió profesionalmente, para algunos de quienes lo recordamos al cumplirse tres años de su muerte, antes de ser un buen empresario o un funcionario público ejemplar, Ricardo Segovia fue un abuelo inolvidable.
A pesar de su agenda agitada, sacaba tiempo religiosamente durante el fin de semana para estar con sus nietos. De niño no era difícil fascinarse con él, ya que cualquiera a nuestra corta edad quedaba alucinado con sus casi dos metros de estatura. En nuestros ojos de infancia, aquella estampa enorme parecía inclinarse desde el cielo para saludarnos cuando llegábamos a su casa. Nunca se sabía hacia adónde nos llevaría de paseo, pero su recorrido siempre incluía una parada de entrenamiento a sus devotos pastores alemanes.
Siempre estuvo pendiente de nuestra gramática, y constantemente nos pedía leer en voz alta. No era fanático de los sobrenombres, y por eso al estar con él debíamos llamarnos por nuestros nombres completos. Por esta razón le decíamos “Ricardo”, sin diminutivos. Era aficionado al béisbol y desde pequeños aprendimos que en aquella casa los noticieros eran de valor existencial. Tanto así, que en su cuarto mantenía dos televisores: el suyo para ver deportes y noticias, y el otro para la abuela Yoya y los nietos.
Con los años, nos distanciamos físicamente, pero la relación entre nietos y abuelo nunca se vio afectada por el tiempo. Los temas de conversación fueron cambiando al igual que fuimos madurando, pero la esencia entre nosotros fue la misma; se interesaba mucho en los libros que leíamos y no tardaba en sugerirnos nuevos títulos, como “La fuerza de la razón”, de Oriana Fallaci.
Nos cuestionaba detalladamente sobre la universidad y automáticamente ponía a prueba los asuntos estudiados, a veces superando a los mismos profesores. Muy temprano, los nietos aprendimos que si no sabíamos el tema del que Ricardo hablaba, era mejor no pretender conocerlo.
Nunca vimos aquella personalidad fuerte que le caracterizó entre los demás, y para nosotros era simplemente aquel hombre especial que veíamos los miércoles en la comida familiar. El que practicaba golf semanalmente y jugaba póker con los amigos del club, o escribía columnas en El Universal y otros diarios. Lo queríamos y respetábamos como tal, y como nietos, supimos escuchar sus consejos y aprender de sus acciones. Siempre quiso que mantuviéramos el hábito de escribir constantemente, y por eso hoy mientras nos acordábamos de él, dos de sus nietos quisimos escribir los recuerdos que dejó en nuestros corazones.
Tal vez ya él sabía que esos mismos nietos que no le conocieron ni en la política ni en el Derecho, terminarían casualmente como una abogada, y un politólogo.

psegovia@unitecnologica.edu.co

*Rotaremos este espacio entre distintos columnistas para dar cabida a una mayor variedad de opiniones.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese