Indicadores económicos
2017-10-17

Dólar (TRM)
$2.944,27
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.462,16
UVR, Ayer
$251,97
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$51,88

Estado del tiempo
2017-10-18

marea

Marea min.: -2 cms.

Hora: 03:42

Marea max.: 21 cms.

Hora: 10:28

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Ojo a la Matuna

A Cartagena le falta acción oficial. Lo que ha permitido que La Matuna, en pleno centro de la ciudad antigua, dejara de ser un sueño para convertirse en un tugurio.

La urbanización nació como una hermosa aspiración, cuando se iniciaba la década de los 50. Se trataba de abrir nuevos y modernos horizontes a las actividades mercantiles, a fin de facilitar la descongestión del casco colonial que empezaba a desbordarse.
El proyecto era completo. No dejaba detalles sueltos. Incluía todas las necesidades requeridas por un centro comercial y financiero que permitiera el desarrollo en las inmediaciones del recinto amurallado, sin sacrificar el ambiente recoleto de las callejuelas centenarias y de los claustros conventuales. Debían coexistir, casi pegados, uno junto a otro, la urbe antañona, preñada de glorias y de sombras, y el barrio contemporáneo, de perfiles audaces, vital y fragoroso, en el que estaba previsto lo actual y lo futuro. Hasta la altura de los edificios, fue establecido. No podía pasar de cinco pisos para no minimizar la Torre del Reloj Público que hoy ha casi desaparecido ante la magnitud de las construcciones vecinas.
Pero la realidad fue más fuerte que la imaginación y las buenas intenciones. El proyecto se esfumó como una columna de humo batida por las brisas. Murió por la ausencia culpable de una autoridad en fuga. Únicamente quedaron las ilusiones, extraviadas en la nostalgia de los creadores de la utopía. Como dijo el poeta: “Siquiera se murieron los abuelos sin presenciar el doloroso eclipse”.
En La Matuna se han violado todos y cada uno de los fines del proyecto original. La despreocupación oficial la ha convertido en un inmenso muladar, en el que se entremezclan y conviven los vicios y la porquería, el desorden y la inseguridad, el hacinamiento y la proliferación de truhanerías, zahúrdas y cuchitriles. Se ha llegado allí al fondo de la ignominia. Cohabitan la gaminería desarrapada y las ventas malolientes e insalubres de carnes y pescados, ofrecidos sobre mesas desvencijadas, y las cantinas sórdidas, los bazares en hileras tirados en los andenes y las fritangas y los comedores improvisados en las plazoletas.
Y, en medio de la despreocupación progresiva de los gobiernos distritales, se va multiplicando la audiencia de los rebuscadores profesionales, a escasos metros de la ciudad antigua. Ese sector, prostibulizado a la vista de una autoridad parapléjica, es la demostración fehaciente de la falta, ya crónica, de interés por encontrar soluciones adecuadas a un problema oprobioso que ha venido creciendo cada día, por lapso de años, y que constituye uno de los lastres más infamantes de Cartagena.
La Matuna tiene que convertirse en objeto prioritario del Distrito que cuenta ahora con el aval de un viejo fallo del Consejo de Estado, que ordena la recuperación del espacio público en gran parte de la urbanización. Pero la Alcaldía ha puesto oídos de mercader a la providencia judicial, sin que exista razón valedera para aplazar su cumplimiento y buscar remedios a la dolencia que ha adquirido ya caracteres alucinantes y constituye un monumento a la incuria imperdonable de gobiernos sucesivos.

*Ex congresista, ex embajador, miembro de las Academias de Historia de Cartagena y Bogotá, miembro de la Academia Colombiana de la Lengua.

academiadlhcartagena@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Don Vice no pierda su tiempo

Don Vice no pierda su tiempo no gaste más comentarios en la cuál nunca van a cambiar esta alcadesa uso la columna del universal para criticar a cuanto alcades y funcionarios de las administyraciones anteriores y pudo con eso cosneguir la alcadia pero ya en el puesto se le olvidó todo-que no hace nada por la ciudad. usted todo lo conocemos y lo vemos caminando desde la madrugada viendo a la verdadera cartagena la que amanece sucia porque los genios de la recolección de basura no se gasta horas extras nocturnas encuentra a una ciudad sucia con olor a orin por todos lados llenas de botellas de cerveza basura arrojada en cualquie sitio, pero lo de la matuna y puerto duro es lo peor de la ciudad aparte de bazurto por supuesto. un alcade comprometido con la recuperación del entorno de la ciudad deberia comenzar por ahí y ojo ya se le está acabando el periodo a este alcadesa y nada de nada puro tirin tirin y nada de paletas.

Mucha cultura y sentido de

Mucha cultura y sentido de pertencia es lo que nos falta a todos, facil criticar pero que difil colaborar.

Doctor Martínez, muy

Doctor Martínez, muy acertada su columna, considero que el problema más grave de La Matuna es la suciedad en que se encuentra. Deberían someterlo a jornadas de aseo, asi como hacen con Bazurto. Este lugar refleja la falta de cultura ciudadadana y de sentido de pertenencia . Como es posible que en pleno corazón de la ciudad tengamos un lugar en estas condiciones de higiene? como es posible que algunas personas se atrevan a consumir alimentos en ventas callejeras ubicadas en este sitio? . Al igual que su columna es también muy acertada la carta que envía a través del buzón el señor Jhonny Puente Doria, quien se refiere al desaseo de Puerto Duro. Es urgente recuperar estos dos sectores de la ciudad.

La plazuela de la Olimpica

La plazuela de la Olimpica quedó despajada en la administración de Diaz Redondo, hoy vemos nuevamente esa zona convertida en un tugurio, donde el DADIS, el EPA, el DATT, Bombero, Secretaria del Interior y la Ponal no cumplen sus funciones.

Es inaudito que en pleno

Es inaudito que en pleno centro de la ciudad exista una zona tan tugurizada como la Plazoleta Olimpica y Telecom, lo que se avanzó en la administración de Carlos Díaz , se retrocedió en la del señor Curi, hoy le toca a la administración de la Mariamulata afrontar esta realidad para darle solución inmediata,

TIENES MUCHA RAZON, SE PARECE

TIENES MUCHA RAZON, SE PARECE MUCHO A HAITI,. QUE VERGUENZA.!! EMPEZANDO POR ESOS EDIFICIOS . SE DEBE CONSTRUIR ALLI UN GRAN PARQUE. EL SECTOR AMURRALLADO DEBE SER PARA DISFRUTE DE TODOS: GALERIAS, TEATROS, MUSEOS, BIBLIOTECAS RESTAURANTES, HOTELES. NO MAS TRAFICO, Y VENDEDORES. ESTO DEBE SER UNA ZONA ESPAECIAL Y AISLARLA DE BAZURTO Y LA AVENIDA PEDRO DE HEREDIA.!!!

Claro todo esto es el

Claro todo esto es el resultado de que oligarcas como tu no se hubieran dado a la tarea de construir una verdadera ciudad y un verdadero ciudadano, ustedes son; bocagrande, castillo , el laguito, manga; pecuecas todos se han saqueado la ciudad.