Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Oradores y discursos

Poeta de altura y hombre cultivado, Carlos Facio Lince combinaba sus inquietudes intelectuales con la política. Después de producir un libro de hermosos poemas, se embarcó en un torneo electoral. En ese ajetreo le correspondió cerrar con su discurso una concentración en Bocachica.

Lo hizo después del líder popular y concejal Acisclo De Ávila, quien tenía notable influencia en esa comunidad. Nos contaba Facio que quedó sorprendido por la oratoria de Acisclo. Su voz conmovía al auditorio. Su discurrir era insuperable. Confesaba haber tenido que recurrir a sus mejores galas y atributos para estar a la altura.
Según Platón, los atenienses tenían en su haber el cuidado y la elegancia en el hablar; los lacedemonios, la brevedad y los de Creta, la fecundidad en los conceptos más que en el lenguaje. Pero mientras esa elocuencia puede hacer fértiles algunas tierras donde hay talento y dedicación, en otras no le reconocen mayor importancia. El propio Cicerón, uno de los oradores más consagrados en la historia señalaba que “algunos habían aprendido a hablar, por lo que se ve ante los otros, pero no mucho consigo mismo”. Indicaba, así, una frecuente superficialidad en la perorata. No practicaban la reflexión. La elocuencia y la sabiduría no siempre son proporcionales.
Hace unos años tuvimos entre nosotros durante algún tiempo a Alan García, Presidente del Perú, y sincero aliado de Colombia contra la jauría chavista. En “Paco’s” le escuchábamos hablar largo y bien. Era un talentoso Santofimio de dos metros. Con una elocuencia prodigiosa, Alan García hablaba sin parar de los temas más variados e interesantes. Su oratoria hipnotizaba, sus conocimientos también. Un aguacero de inteligencia.
El hablar, puede ser imitado; la imitación del pensar, ya es otra cosa. Hubo una época dominada por la majestuosa elegancia oral de Alberto Lleras. Algunos oradores para imitarle hasta decidieron dejarse crecer los dientes.
En Cartagena los discursos de nuestros gobernantes son recibidos con ánimo displicente. Además de criticarlos cuando son extensos, se inicia un proceso de indagación sobre quién los escribió. Para también censurarle.
En esta ciudad, donde hay que inaugurar tantos simposios y convenciones, Alcalde o Gobernador que escriba todos sus discursos se vuelve loco.
Esa vieja costumbre de hacer confianza en alguien para sus discursos ha traído cosas buenas. Son más prudentes en su extensión, y liberan a los oyentes de una egolatría fastidiosa. Son más sensatos en propósitos ilusos y es menor la ponderación excesiva de obras inútiles.
Cuando el discurso es hecho por el funcionario por lo general aumenta la duración del padecimiento. Solo se empeora cuando comisionan a un secretario y éste decide lucirse. Metáforas, y adverbios. Cree que retórica viene de reto. Fenómeno que abunda con la ausencia de los titulares por gestiones ante el alto gobierno, o en sus frecuentes retozos de turismo oficial.
Algunos ministros, y funcionarios pretenden hablar sin papel. Erráticos y confusos. Discursos mal aprendidos. Frases inoportunas que cuando salen en la prensa, las rectifican con otra incoherencia sobre contexto. Y después de toda esa tortura, hay que aplaudir…

*Abogado, Ex Gobernador de Bolívar y Ex parlamentario.

augustobeltran@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese