Indicadores económicos
2017-02-24

Dólar (TRM)
$2.871,67
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.036,21
UVR, Ayer
$244,30
UVR, Hoy
$244,39
Petróleo
US$54,45

Estado del tiempo
2017-02-24

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 02:13

Marea max.: 15 cms.

Hora: 09:41

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-02-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
S/M

Perfil del ideotraficante

Días antes de las elecciones y más el domingo cuando transcurren, con perspicacia es posible identificar al “vototraficante”. Tácticamente el timador electoral, ni tan cerca de las urnas para no descubrirse de una, ni tan lejos de ellas para no infundir sospechas sobre sus intenciones ni quedar imposibilitado para ejercer con eficacia su tramposo trabajo, busca el sitio que le sirva para socavar la conciencia del ciudadano y adulterar así el resultado de los comicios.

El timador es “doctor” en astucia, habilidad y capacidad de pasar inadvertido ante quienes no están escogidos por él como víctimas, y ducho en exhibirse sin temor frente al intonso que devorará de seguro para deleite de su paladar delictivo. Vestido con elegancia algunas veces, lleva bajo el brazo el portafolio donde guarda cédulas que testimonian su corrupto oficio; otras, descuidado de presencia, terciada al hombro porta la inocente mochila campesina como disimulo de la caja fuerte, que en realidad es, utilizada para acopiar sus asaltos a la opinión pública.
El “vototraficante” es un librecambista al menudeo y aún al por mayor que explota las falencias ideológicas, éticas, físicas y de todo orden del elector colombiano, producto del “paraíso” neoliberal (léase infierno económico social) que vivimos, y a cambio de cualquier cosa lo corrompe y lo usa.
Pero, ¿y el “ideotraficante”? ¿Qué aspecto tiene este caballero de fortuna y sin conciencia que unas veces es liberal, otras conservador, no pocas de la U, muchas de cualquier otro partido o independiente y viste de limpio; que en la Costa Caribe usa guayabera blanca y fina como el pantalón y los zapatos, y en el Altiplano a veces bombín sin abandonar el chaleco ni la gabardina para aparecer como un Don merecedor de tal distinción (¿recuerdan aquella frase de que “para ser Don hay que tener algo”?)? Y usando el “don” (¡habrase visto!) de pasarse campante de una idea a otra cree estar seguro de no ser visto por nadie y de no cambiar de posición porque como la suya es no tener ninguna y convertir en desechable la que de ocasión adopte, se aprovecha de cualquiera que le convenga. Por eso se afilia o desafilia con frecuencia de un Partido mostrando su rostro la frescura de quien ejerce legítimamente un derecho constitucional, y derecho sería, en verdad, si no obedeciera a la adopción de la inconsciencia política como conciencia de su deliberada desideologización.
En Cartagena surgió el principio de que la constancia en los cambios obedecía sólo al dogma de que lo bueno es “permanecer firme sobre una base móvil”, filosofía que ha inspirado a los mercachifles ideológicos de ayer y hoy y tiene su par en el “gallo de la veleta” que gira al compás del viento.
Los “ideotraficantes” no son de centro, izquierda o derecha, pues saben que si se mueven de allí pierden su identidad, prefiriendo ser de un Partido cualquiera en el que por recibir sin visas ideológicas y éticas a militantes diversos creen no perderla aunque sean lo uno o lo otro, de centro, izquierda o derecha o no siéndolo, pues suponen que así evitan el cargo de ser leales, honestos y firmes en sus ideas, para ellos, contra natura, crímenes atroces de conciencia que nunca cometerán.
Duele decirlo, pero es la verdad.

*Abogado, catedrático, ex Representante, ex Senador, ex Gobernador, ex embajador ante la ONU.

jangossa3@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese