Indicadores económicos
2017-08-16

Dólar (TRM)
$2.974,70
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.650,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.493,48
UVR, Ayer
$251,76
UVR, Hoy
$251,76
Petróleo
US$47,55

Estado del tiempo
2017-08-16

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 11:33

Marea max.: 29 cms.

Hora: 19:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 28 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-08-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Por viajes del viento

Hay preguntas que vuelven sin mayor deliberación. Parecería que la primera vez que se formularon fueron respondidas de forma insuficiente o no se respondieron.

Apenas la otra noche en el vagabundeo por los canales de televisión, sin góndolas ni canciones de amor en véneto, me detuve en una película de charros. El embrujador blanco y negro, la perfección de los encuadres, los planos, rindieron sin pudor mi atención.
El pudor tiene que ver con los años en que las salas del Circo Teatro, del Padilla y del Rialto, ensordecían los corazones con las películas mexicanas y sus corridos, caballos y un humor propio de raíz popular. Leí que la dirigía Emilio Fernández y la fotografía era de Figueroa. El argumento consistía en uno de esos frecuentes conflictos entre el poder económico y el amor. Lo novedoso en el filme del Indio Fernández era la expresión de la historia.
Ese mismo tema en las cortes de los soberanos cuenta con una forma acuñada por la tradición donde las intrigas, el engaño, algún lance de honor, facilitan la historia. En el relato mexicano había que indagar cómo se manifiesta el valor, el enamoramiento, la justicia. Y son esos elementos que aparentan ser archiconocidos donde la crítica se detiene y los cataloga de arcaicos, primitivos, elementales. Nada de eso. Una estética renovada les confiere forma, rostro, voz. Una intuición de Foucault dijo que lo nuevo consistía en el resurgimiento, ahora, de lo antiguo. Entonces comprendí como ese mundo adquiría una compleja integridad y de allí se alimentaron los cuentos, los guiones y la novela de Juan Rulfo.
Siguió el sol y no ahondé la idea que me regalaron Fernández y Figueroa. Hasta la buena tarde que vi Los viajes del viento, de Ciro Guerra. Como en historias inolvidables de la literatura y el cine aquí se refiere un viaje. Se viaja para cumplir una promesa, para hallar un tesoro, para dar con la tierra prometida, para encontrar al padre, para arrepentirse, para seguir a la ballena blanca, para conocer un río, una carretera, para curarse, para morir. Quien viaja descubre el paisaje con los ojos que lleve en su alma.
Lo interesante en la cinta de Guerra es que hay dos viajeros con motivos distintos si bien el de mayor edad subordina la ruta. Y la belleza del paisaje actúa de manera diferente en la sensibilidad de cada uno. No es una belleza contemplativa sino convulsiva la que persigue la cámara.
Entonces regresó la pregunta: ¿por qué el cine colombiano se demora tanto en construir su tono? Entre el vértigo de las imágenes impuesto por el cine comercial, el monopolio de la urbe como escenario, las urgencias éticas, mucho se diluye en el fracaso.
Aquí Guerra da una lección que lo emparenta con Reygadas, con el Botía de La boda del acordeonista, con los jóvenes documentalistas capaces de desenterrar gaitas y bullerengues de la montaña de folclor exótico con que las cubrieron los habitantes de un país que se desprecia y se odia a sí mismo.
¿Habrá una mayor terneza que el rostro tallado en dureza del acordeonero de Guerra cantando con su vozarrón de vaquería una nana sin importarle perder el concurso?

rburgosc@postofficecowboys.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese