Indicadores económicos
2017-06-23

Dólar (TRM)
$3.035,83
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.390,71
UVR, Ayer
$251,04
UVR, Hoy
$251,06
Petróleo
US$42,74

Estado del tiempo
2017-06-23

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 06:11

Marea max.: 29 cms.

Hora: 23:08

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-06-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Programas portables (5)

Desde hoy veremos la forma de buscar o hacer los programas portables que no encontremos en los sitios especializados. Unas actividades serán sencillas, y otras más complejas. Pero el viaje vale la pena.

Una primera fuente de programas portables son los mismo programadores –especialmente los veteranos del MS-DOS-, que crean sus utilidades sin mayor uso de los recursos del sistema. Por ello, siempre será bueno echar un vistazo en las páginas de descarga para enterarse si hay algunos vínculos con archivos que estén comprimidos con formato ZIP, u otro similar.
Y, ¿esto a que se debe? La razón es que si bien algunos empaquetan sus programas para descargarlos más rápido, algunos tienen dos versiones del software. Una, que es la clásica que trae el instalador para Windows. Y la otra, que contiene sólo los archivos del programa, de tal manera que con extraerlos a una carpeta se puede iniciar dando doble clic al que tiene la extensión “.exe”. Estos son los precisos para usarlos en una memoria USB.
En este caso, tenemos de entrada una fuente de programa portable con la garantía de que lo hizo el mismo creador del software. Como dijimos en nota anterior, esto no es algo nuevo, y tiene sus orígenes en el MS-DOS, ya que para correr los programas de esa época sólo bastaba copiar los archivos en una carpeta, escribir el nombre del ejecutable y dar “Enter”.
Una variante del método anterior es utilizar los archivos de los programas instalados. Aunque es preciso aclarar que se trata de practicar el método de prueba y error, ya que esto funcionará sólo con aquellos programas que tienen sus propias librerías “.dll” y no necesitan buscar recursos externos. Para ello, navegamos hasta “C.\Archivos de Programas” y allí buscamos la carpeta del software respectivo, que por lo general tiene su mismo nombre. Se hace este apunte, porque en algunas ocasiones los programadores usan el nombre de la empresa para dicha carpeta, y a su vez dentro de ésta se instalan los diferentes productos de la misma casa.

Hay que tener presente también, que si hemos activado la opción de ver las carpetas y los archivos ocultos de Windows, aparecerán en el Explorador dos carpetas con el nombre “Archivos de Programas”, pero a una de las cuales no se puede tener acceso. Igualmente, en algunos equipos –sin causa aparente- la carpeta puede conservar su nombre en inglés de “Program files”.
Una vez localizada la carpeta, la copiamos a una memoria USB, y en otro equipo le damos doble clic al archivo ejecutable, el que tiene la extensión “.exe”. Anotamos que la prueba se haga en otro equipo, ya que si lo hacemos en el mismo allí podrá encontrar las claves del registro y darnos un falso positivo. Al contrario, si vamos a un equipo que no tenga instalado ese programa, en caso de que funcione tendremos la seguridad de tener entre manos un verdadero programa portable.
Muchos dirán –y están en lo cierto-, que lo tratado hoy tiene algo de incertidumbre, ya que nada nos garantiza que encontremos la versión portable, o que los archivos del programa instalado funcionen. Pero este es el primer paso lógico, pues si funcionan, para qué crear el portable del programa con medios más difíciles. Usemos la ley del menor esfuerzo.

*Ex gerente Caja Agraria, catedrático, especialista en audiovisuales.

crismatt@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese