Indicadores económicos
2017-11-22

Dólar (TRM)
$3.001,07
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.516,65
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$56,72

Estado del tiempo
2017-11-22

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:24

Marea max.: 18 cms.

Hora: 13:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Referendo y decisión judicial

El país político se agitó tan pronto se conoció que el magistrado Humberto Sierra había presentado ponencia negativa a la ley de referendo reeleccionista, por considerar que tiene vicios insubsanables de forma.

El argumento principal de quienes se apartan de las tesis expuestas por el magistrado, es que al pueblo –y no a la Corte Constitucional- compete decidir en las urnas si avala o no la segunda reelección presidencial.
Lo que subyace es una crítica recurrente a los tribunales constitucionales, en dos aspectos: (i) en las democracias, la intervención judicial de jueces no electos popularmente, no puede arrebatarle a las mayorías el derecho de decidir su destino, y (ii) que el contexto en que deciden los jueces debe determinar el sentido de sus fallos, con el deber de evaluar en forma detallada, antes de pronunciarse, las consecuencias fácticas de sus decisiones.
Esas razones desconocen los efectos nocivos que una defensa a ultranza del principio de mayorías puede tener para el funcionamiento de la democracia, además de que pierden de vista la naturaleza de la función judicial.
Concebir la democracia simplemente como el gobierno de las mayorías puede conducir a la deformación de esa forma de gobierno. Las mayorías –cambiantes y coyunturales- pueden optar por un régimen dictatorial que coarte sus libertades civiles y políticas, o pueden querer perpetuar un sistema de leyes y tornarlo en inmodificable para las generaciones futuras. Una democracia, para permanecer como tal, debe asegurarse de que sus ciudadanos expresen su voluntad sin alterar las reglas que les permitieron pronunciarse.
Es cierto que el referendo, como expresión de la democracia participativa, tiene como finalidad que el pueblo decida si aprueba o no lo que se somete a su consideración. Pero, como es obvio, se deben respetar las reglas en la expedición de la ley que lo convoca.
Si el Magistrado Sierra encontró, entre otros vicios, que los topes de financiación en la campaña de recolección de firmas habían sido violados por el Comité Promotor, y que el informe de conciliación en la Cámara fue aprobado con el voto de cinco representantes que tenían ese derecho suspendido por decisión del partido al cual pertenecían; la misión de la Corte, sin sustituir el juicio popular, es la de velar que éste se exprese con respeto irrestricto a las reglas constitucionales que rigen la vida democrática.
Los opositores de la ponencia también sostienen que la Corte no puede desconocer que una mayoría amplia desea reelegir al Presidente. Pero la función judicial consiste en tomar decisiones según el derecho vigente, que bien pueden resultar impopulares o afectar a ciertos grupos de interés. Si los jueces condicionaran sus fallos a las consecuencias y al contexto en el que éstos se dan, los ciudadanos no tendrían derechos porque su exigibilidad estaría supeditada a los intereses de las mayorías. El derecho perdería su carácter normativo y prescriptivo, convirtiéndose en una guía supletoria de la conducta social.
La Corte, sin importar la decisión que adopte, debe garantizar que la ley de referendo se ajuste de manera estricta a las normas constitucionales y legales, con un fallo fundamentado en ellas y no en la voluntad coyuntural de algunos sectores de la población.

*Abogado y periodista

tiradojorge@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Fabuloso (fig).

Fabuloso (fig).

Dr. Tirado, muy buena su

Dr. Tirado, muy buena su columna. Analizar sin sesgos, como lo hace hoy, es un deber del periodista. Cuando se falta a la objetividad, se cae en la mediocridad.

Muy bueno su comentario,

Muy bueno su comentario, obejetivo, sencillo, claro, sustancioso e imparcial, Dr. Jorge Junior, se nota que es hijo digno de su señor padre.

Esta bien el articulo pero yo

Esta bien el articulo pero yo le agregaria lo siguiente. Acaso nosotros no vivimos en un pais democratico y tenemos derecho a alegir nuestro gobierno. Esto es como si tuvieramos que pedir permiso para elegir nuestra ropa, nuestra comida, nuestros gustos personales y aun nuestra mujer la cual queremos compartir por el resto de nuestra vida. Si el pueblo colombiano quiere a Uribe pues denle gusto y no pongan tanta traba parrandada de embidiosos y lambiscones.

BUENO EL MAGISTRADO SE TIRO A

BUENO EL MAGISTRADO SE TIRO A EL CONTRALORCITO QUE QUIRE Y QUE SER ALCALDE!!!TIIENE UN POCO DE URIBISTAS EN CONTRA!!!!Y NO LO PERDONAN!!!!FIIJATE, QUE VAINA