Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-21

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-21

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:04

Marea max.: 11 cms.

Hora: 07:33

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Retorno a la legalidad

Recientemente, y durante una entrevista radial, escuché una aseveración de Antanas Mockus digna de cavilaciones. Interrogado sobre la dificultad que consideraba mayor en la vida nacional, contestó, palabras más, palabras menos: “La vigencia de la legalidad es el desafío más grande para la sociedad colombiana”.

Y si nos detenemos a examinar las crisis que aparecen diariamente en la escena nacional, la raíz común es la ausencia de la ley. La experiencia más reciente se ha tenido con la suspensión del transporte público en Bogotá, durante cuatro días.
¿Cuál fue el origen del conflicto?: el rechazo de los transportadores particulares a las disposiciones distritales promulgadas para racionalizar los sistemas de transporte colectivo, tanto los existentes como los que se pongan en marcha en un futuro.
Como los propietarios de determinados autobuses consideraron que el nuevo sistema integrado podría lesionar sus intereses personales, la organización que los agrupa decidió paralizar el servicio. Se pasó a las vías de hecho y a la parálisis se sumaron las empresas grandes de transporte urbano, temerosas de los actos de vandalismo, que efectivamente hubo a lo largo y ancho de la capital de la República. Se desconocieron, con actitud desafiante por parte de los organizadores del paro, las normas que regulan el servicio de transporte, que es de carácter público. Es decir, donde no es aceptable suspensión alguna.
Fueron incontables los desmanes cometidos en las calles bogotanas, con saldo de vehículos destrozados, establecimientos comerciales destruidos y ciudadanos lesionados por actos de terrorismo auténtico. Las autoridades capitalinas se han sentido finalmente satisfechas, por la por la mayor o menor aceptación del nuevo esquema de integración del transporte público. Pero, cabe preguntarse: ¿Se impondrán las sanciones anunciadas a las empresas que retiraron del servicio sus autobuses? ¿Serán penalizados los dirigentes que ordenaron el cese de las actividades y que, por acción u omisión, promovieron los desórdenes públicos? Me temo que una vez más el desconocimiento de la legalidad quedará patente.
De suerte que la reflexión del ex Alcalde Mockus es totalmente válida. El país entero, la sociedad colombiana en su conjunto, están requiriendo a gritos una verdadera cruzada de regreso a la legalidad. Hay que poner en cintura legal a los vendedores que ocupan los espacios públicos, a quienes ilícitamente explotan minas, a quienes mediante fraude copian libros y producciones fonográficas. En fin, a los miles de colombianos que han convertido el desconocimiento de la ley, en la forma cotidiana de vida.
No se trata del simple respeto a la formalidad legal, a los aspectos de procedimiento. Se impone la vigencia absoluta de los marcos normativos que regulan el funcionamiento cabal del Estado, que enmarcan las relaciones entre éste y los ciudadanos, que señalan pautas de comportamiento ciudadano, y que, de modo general, le fijan un norte de sociedad civilizada a un país.
Mientras no se llegue a alcanzar este verdadero propósito nacional, seguiremos sufriendo estas especies de episodios colectivos de epilepsia, que paulatinamente erosionan nuestros cimientos institucionales.

*Abogado Consultor en Minas e Hidrocarburos.

marcan2@etb.net.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

que vaina buena, eso es

que vaina buena, eso es cierto!!!es que mockus es un genio, lastima que no tenga votos!!!

Resido en el extranjero y

Resido en el extranjero y como cartagenero y colombiano me da verguenza aceptar que es verdad, en nuestro país al crearse una ley siempre hay alguien que impone la suya o se la toma de ruana...

el desorden se inicia el día

el desorden se inicia el día que tu incumples una cita, parece insignificante la puntualidad pero el problema radica que llegar tarde a una cita crea desorden,la persona que incumple una cita se atreve a faltarle a la ley incluso son descarados que llegan tarde y se ponen mentiroso que dice que el incumplido fue la otra persona que llego puntual.es común llegar tarde sin importar el irrespeto.

Es facil comentar como este

Es facil comentar como este "Escritor de petroleo" lo suyo es insulso y sin materia aplicable a Colombia....NO CONFIO DE ABOGADO DE MINAS E HIDROCARBUROS!!! Mockus es muchas veces mejor que Ud. y como yo Honrado Lituano y con Historia de cientos de años!!! Asi que zapatero a tus Zapatos-- escriba de los ladrone de companias petroleras , no se meta con gentes lindas!!!

PETROLERO HONESTO___ Huyyy