Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Sex and the city

Para muchos la serie de televisión Sex and the City no es sino un viaje hacia lo más hondo de la frivolidad femenina. En parte es así, debido a su bagaje de fantasía; Carrie, por ejemplo, la protagonista, compra zapatos de 400 dólares escribiendo una columna semanal en un periódico neoyorquino.

Con los años y la experiencia ambigua y moderna de la soltería, las cuatro mujeres de la historia alcanzan niveles impresionantes de poder adquisitivo. De allí que vestuario y glamour sean un eje tan primordial como los vaivenes con los hombres.
La última versión de la película alcanza una cúspide en este sentido. La estética, el estilo de vida, la ropa y las posibilidades materiales adquieren un esplendor que reverberará en el espectro sensorial de muchas mujeres. En medio de todos los clichés, histerias y cursilerías, Sex and the city narró la forma de ser mujer que, a principios de los 90, representaba el cuadro nítido de un gran vuelco generacional en el que las mujeres podían ser solteras hasta bien entrados sus 30 años. Una forma que, además, y pese a todo el halo fantástico, la idolatría a los zapatos de Manolo Blahnik y la improbabilidad de que Carrie, que pisaba escasamente una sala de ejercicio, tuviese las mejores abdominales de las cuatro, no excluía la búsqueda femenina por el amor verdadero, las opciones de matrimonio, el sexo, los hijos y la soledad.
Muchas mujeres se enamoraron de la serie porque podían mirarse en un espejo o fantasear con un apartamento perfecto en Manhattan, tener el grupo más fiel de amigas y poseer un guardarropa de ensueño. En parte, Sex and the City apela también a un lado infantil de la psiquis femenina: transportarse a la imagen típica de la niña que se mide los tacones de la madre con la boca pintada y el cuello adornado de perlas para pretender ser adulta. En medio de ese inmenso apetito por la ropa de diseñador, frecuentar los lugares más chic de Nueva York y lograr lo que muchas mujeres añorarían en el plano material, detrás de la serie-película hay hondura.
Quizá sea una profundidad que muchas veces bordee la parodia o la caricatura, pero ese elemento es visible, por ejemplo, en Miranda, una abogada solitaria, fuerte y autónoma que queda embarazada y se enfrenta, en contra de su voluntad, a la experiencia de un hijo. O cuando Charlotte, mecida por un gran deseo de maternidad, no logra concebir sino hasta muchísimo después de intentar incesantemente. De fondo se trata también de ese rasgo tan intrínseco de la feminidad: ese tener que cubrir tantos campos, diversos y difíciles, para ser una mujer plena.
En la última película hay dos escenas que plasman eso: una, donde Samantha, la más liberada, sale en shorts y escote a las calles de Abu Dhabi debido a la menopausia. Cuando de su cartera sale un paquete de condones, los hombres árabes la rodean a condenarla. En medio de eso, aparecen unas mujeres, cubiertas en ropaje negro que la “salvan” del escarnio y la conducen a una habitación. Tras cruzar un par de palabras, las mujeres se deshacen de sus velos y revelan Dolce & Gabanna y Louis Vuitton. Es el encuentro de dos mundos que revela, con ropa de ensueño, que la libertad femenina es una odisea que, en algunas partes del mundo no existe y que en otras se lucha aún en el día a día.

*Historiadora, periodista, escritora

rosalesaltamar@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

esta señora escribe puras

esta señora escribe puras estupideces, ella quisiera que las musulmanas andaran en el mismo viaje de las gringas y su zorreria

esta vieja tiene complejo con

esta vieja tiene complejo con las musulmanas o es que se enamoró de un musulman y la dejo tirada por no querer convertirse al islam

porque no comentas algo

porque no comentas algo interesante acerca del articulo y dejas de hablar tantas idioteces.

el feminismo es machismo de

el feminismo es machismo de mujeres porque lo que hacen es darle gusto al macho

Eres tu en esa foto o de

Eres tu en esa foto o de otras que Este periodico Publica!!! vi tu foto en dos comentaros de diferente persona Este periodico es MIERDA o yo creo asi?? Saquen a esta Estupida o su fotoooo

Vane,mi sexy lady...,como le

Vane,mi sexy lady...,como le ha ido ? Yo creo que Vane escribiendo en la manera que lo hace,lo que quiere es que los musulmanes residente en C/gena sufran un "ataque cardiaco" y asi disminuir la poblacion arabe.Cada vez que Vane escribe con relacion a los arabe,siento el enojo, y yo personalmente la visualizo gozando el drama.No seas mala Vane,ten un poco de profunda sensibilidad. Estas casada o tuvistes alguna mala experiencia con un sexy principe arabe ?...,Cuentanos la historia,nadie te va ha juzgar,todo quedara entre cartageneros,nosotros C/generos somos muy dulce y entendemos los problemas humanos.Quisiera que fueras mi profesora de historia y me ensenaras a escribir mejor espanol,no lo hago tan mal,pero todavia necesito unas clasicitas.Ay,Vane !Todavia me caes bien,pero nunca me olvides para no sufrir un beri-beri o un ataquito cardiaquito.