Indicadores económicos
2017-11-19

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Sociedad conyugal

Una usuaria del Consultorio Jurídico consulta si la unión marital de hecho configura una sociedad conyugal.

El Artículo 1 de la Ley 54 de 1990, define la unión marital de hecho como aquella entre un hombre y una mujer, que sin estar casados, hacen una comunidad de vida permanente. Se denominan compañero y compañera permanente, al hombre y la mujer que forman parte de la unión marital de hecho.
El artículo 2 ibídem, establece: “Se presume sociedad patrimonial entre compañeros permanentes y hay lugar a declararla judicialmente en cualquiera de los siguientes casos: a) Cuando exista unión marital de hecho durante un lapso no inferior a dos años, entre un hombre y una mujer sin impedimento legal para contraer matrimonio; b) Cuando exista una unión marital de hecho no inferior a dos años e impedimento legal para contraer matrimonio por parte de uno o de ambos compañeros permanentes, siempre y cuando la sociedad o sociedades conyugales anteriores hayan sido disueltas y liquidadas por lo menos un año antes de la fecha en que se inició la unión marital de hecho”.
La Ley 54 de 1990, por la cual se definen las uniones maritales de hecho y régimen patrimonial entre compañeros permanentes, genera enormes discusiones por el alcance de los derechos reconocidos a los compañeros permanentes, ya que el legislador, con esta ley, modificó el concepto que se tenía de familia, el cual después fue ratificado y ampliado en el artículo 42 de la Constitución Política de Colombia de 1991.
Con base en esos argumentos, la sociedad marital de hecho sí configura una sociedad conyugal, una vez haya transcurrido el tiempo de rigor exigido por el legislador, o lo mismo, dos años desde el inicio de la convivencia; pero tal como ocurre con la sociedad conyugal derivada del matrimonio, la sociedad conyugal de hecho surge desde el momento de la convivencia, pero en realidad nace cuando ambas partes deciden declarar su disolución y liquidación. La diferencia legal entre la sociedad conyugal y la sociedad patrimonial (surgida de la sociedad de hecho) es más de forma que de fondo, porque la sociedad conyugal que se forja con el matrimonio, nace por las ritualidades cléricas y sus efectos civiles, y la sociedad patrimonial de hecho deriva de los dos años de convivencia entre los compañeros permanentes.
La semejanza es que para que la sociedad, tanto conyugal como patrimonial, se consolide, el interesado debe solicitar su disolución y liquidación a través de un proceso civil declarativo ante la jurisdicción ordinaria, caso en el cual es requisito indispensable agotar la conciliación, o, si no hay conflictos, hijos, o bienes inmuebles adquiridos entre ambos, puede hacerse de mutuo acuerdo entre ambas partes como un reconocimiento tácito de lo que cada parte aportó a la extinta unión.
La convivencia entre dos personas durante dos años sí consolida una sociedad patrimonial de hecho de los bienes que estos adquieran dentro de ese tiempo y sólo nace cuando la unión termina y las partes piden la disolución y la liquidación. Pero, este rigor de ley se cumple, especialmente, para proteger a la parte que, como en el caso planteado, señala que es modista, y sus ingresos no le son suficientes para subsistir dignamente.

*Monitora Consultorio Jurídico Fundación TECNAR

marthadiaz87@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese