Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-21

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-21

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:04

Marea max.: 11 cms.

Hora: 07:33

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Solidaridad con Haití

Conocemos la situación difícil, durísima, de Haití y sus habitantes después del terremoto. No podemos quedarnos con los brazos cruzados, se nos llama a la solidaridad para que cada uno, de acuerdo a sus posibilidades, dé ayuda y apoyo de algún tipo.

Es importantísima la ayuda material, pero también es importante la ayuda espiritual. Hoy nos recuerda San Pablo que los cristianos formamos un solo cuerpo en Cristo y que cada una de las partes de ese cuerpo es importante y tiene su función que cumplir. En la parroquia de la comunidad en la que vivo, se siente esta realidad. Hay bastante involucramiento de todos: unos organizan, otros reciben los aportes, otros aportan en especie, otros en dinero, unos empacan, otros envían, se siente el dinamismo del Espíritu, presente en su Iglesia que se sensibiliza ante los problemas y se involucra en sus soluciones.
En cuanto a la solidaridad espiritual, podemos ofrecer también nuestras oraciones, sacrificios, ayunos y penitencias por quienes murieron y por los que quedaron vivos. En su infinita misericordia, Dios permite la intercesión de unos por otros, y así como podemos manifestar nuestras ayudas concretas podemos también contribuir con el amor expresado en ofrecimientos espirituales para que muchas más almas participen de la redención de Cristo y para que quienes viven, experimenten la caridad y la solidaridad en sus vidas.
Lo sucedido en Haití nos alerta frente a la fragilidad de la vida y de las realidades externas. Nos interroga sobre qué es lo que permanece y qué es lo que perdura. Más profundamente, nos muestra que la verdadera tragedia la viven aquellas almas que no estaban preparadas para su encuentro con Cristo, porque no lo buscaron, porque lo olvidaron, porque no siguieron sus mandamientos de amor, justicia y honestidad y, por el contrario, quienes vivieron su vida coherentemente con los valores divinos y se acogieron a su gracia, viven la dicha eterna. Nuestra vida frágil terrena pasa, trasciende a la perdurable eternidad, como decía Santa Teresa, para siempre, para siempre…
Este drama también nos lleva tomar conciencia frente a las situaciones parecidas que tenemos más próximas, en nuestras mismas ciudades, en nuestras propias realidades. Personas sin techo, ni medios de supervivencia, niños sin padres que se responsabilicen por sus vidas, falta de acceso a la educación, ancianos abandonados y en fin, miles de necesidades respecto a las cuales podemos, con solidaridad e involucramiento, contribuir para encontrar soluciones de fondo.
En algunas de las zonas más pobres de la ciudad hay personas de fe y de gran corazón, quienes con mucho amor se entregan en proyectos valiosos que apoyan la educación, la salud u otros programas sociales. Sin embargo eso no es suficiente, tenemos que involucrarnos todos, con entusiasmo, con decisión, con entrega y sobre todo con amor de Cristo en nuestros corazones, para que la gran mayoría de las personas puedan desarrollarse armónicamente en medio de familias y comunidades sanas y prósperas.
Con bienes materiales y abriéndonos a los dones del Espíritu, si los ofrecemos con solidaridad, podremos construir mejores realidades externas e internas, para esta vida y la futura.

*Economista, orientadora familiar y coach personal y empresarial.

judithdepaniza@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese