Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-16

Dólar (TRM)
$2.935,96
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.130,02
UVR, Ayer
$242,55
UVR, Hoy
$242,56
Petróleo
US$52,37

Estado del tiempo
2017-01-16

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 21:53

Marea max.: 8 cms.

Hora: 14:10

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 7 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Templo de San José (Panamá)

El descubrimiento del Mar del Sur (Océano Pacífico) en 1513, por Vasco Núñez de Balboa le dio al istmo de Panamá una importancia singular para el tráfico de los españoles con el Perú, donde ya estaba asentado el imperio de los Incas.

En 1519 Pedrarias Dávila fundó la ciudad de Panamá a orillas del Mar del Sur. La nueva ciudad creció rápidamente por ser paso obligado, ya que en la costa Caribe de Panamá se encontraban las ciudades Nombre de Dios y Portobello, adonde llegaban los galeones procedentes de España. Por vía terrestre se conducía la mercancía a la ciudad de Panamá, que era recogida por embarcaciones con destino al Perú. En sentido inverso se trasladaba la carga del Perú hacia España. Sabemos que para Cartagena ese tránsito por el istmo fue de la mayor importancia, porque acá venían las flotas de galeones y se concentraban en nuestra amplia bahía. Esto daba lugar a la celebración de ferias comerciales.
La ciudad de Panamá creció con empuje y prosperidad. Muchas casas se construyeron en madera, pero también hubo edificios imponentes construidos en cal y canto, como sede de los organismos del estado colonial. Así mismo, se levantaron templos para adoración del Altísimo y veneración de los ilustres miembros del santoral católico.
Entre los templos de Panamá, llamaba mucho la atención el erigido en honor de San José, padre putativo de Nuestro Señor Jesucristo. Este templo tenía un altar mayor labrado en madera fina, recubierta de una laminilla de oro de un octavo de pulgada de espesor. Era tan esmerada su ejecución, que parecía un altar de oro macizo.
Las ciudades españolas construidas en América tenían un enemigo en común: los piratas, que a veces eran ingleses y, otras, franceses.
A Panamá llegó en 1671 el pirata inglés Henry Morgan, quien la atacó, tomó, saqueó e incendió. Sitio predilecto de los piratas eran los templos y conventos, donde arrasaban con monedas de oro y plata. Echaban mano también a los vasos sagrados de oro, adornados con piedras preciosas.
A la llegada de Morgan en 1671, los sacerdotes trataron de poner a salvo lo que les fue fácil, para llevarlo al Perú. En el templo de San José quedaron un hermano lego y el cocinero, quienes ocultaron el “altar de oro” con argamasa y barro. Cumplido lo cual, lo cubrieron con pintura de agua.
En esas estaban cuando llegaron Morgan y sus secuaces, pidieron las llaves y se llevaron lo que consideraron de algún valor. Observando el trabajo de pintura, preguntó Morgan por qué no usaban pintura de aceite. El lego dijo: “esta es una parroquia muy pobre”. Morgan sacó dos doblones de oro y arrojándoselos les dijo: “para que compren pintura de aceite”.
Poco después la ciudad se consumió en llamas, sin embargo, las llamas alcanzaron a destruir parte del templo, pero no tocaron el altar de oro.
Reconstruida Panamá en el sitio que hoy llamamos “el casco viejo”, se destinó a la iglesia de San José un solar, donde se levanta el templo. El altar fue desarmado y, con mucho cuidado, vuelto a armar. En ocasiones repetidas visité a Panamá, pero encontraba el templo cerrado. El 9 de junio pasado pude entrar a la iglesia y ver el altar que parece de oro macizo. Es maravilloso.

*Asesor Portuario

fhurtado@sprc.com.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese