Indicadores económicos
2017-03-30

Dólar (TRM)
$2.911,99
Dólar, Venta
$2.876,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.162,12
UVR, Ayer
$247,12
UVR, Hoy
$247,20
Petróleo
US$48,37

Estado del tiempo
2017-03-30

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 08:30

Marea max.: 16 cms.

Hora: 00:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-03-30

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Todo se ha consumado...

Y cuanto tenía que ocurrir ocurrió. Y el país no sucumbió a la hecatombe que el oráculo le había pronosticado si no se cumplía la voluntad del soberano.

Ya no habrá referendo y tampoco segunda reelección y tercer mandato del presidente Uribe.
Y la Corte Constitucional, como cabía en Derecho y era su deber, preservó la Constitución de 1991 del zarpazo que le lanzaron los promotores del referendo que naufragó en las aguas lustrales de la juridicidad y la dignidad.
Nada distinto de lo acontecido en memorable e histórica sala era dable esperar de la Corte Constitucional, una criatura concebida y nacida de la entraña de la Constitución de 1991, y a cuya guarda y celoso cuidado fue puesta para que la preservara y defendiera de violadores en uso de poderes desbordados y de gobernantes en trance de soberanos.
Todo en el referendo rezumaba naufragio, su forma y su contenido hacían agua por todas partes, empezando por la ley 1354 de 2009 que lo convocaba y pasando por la sobrecarga de dinero con la cual lo echaron a andar a sabiendas, sus promotores, de que era contrariado y sin fuerza el viento que lo llevaría al puerto de meta de la reelección.
Pero la voluntad del soberano había que cumplirla aunque para ello hubiese que alterar todo cuanto fuese necesario alterar, crear, sustituir o violar: los topes de contribuciones y de gastos señalados por la autoridad electoral, “la sustitución de la Constitución por el poder de las mayorías”, “reelegir las políticas de Uribe”, el Estado de Derecho por el “Estado de opinión”, volver exequible lo inexequible.
Entre tanto, el Gobierno se desentendió de la economía, las relaciones exteriores, la política social, y hasta de la Seguridad Democrática, su obsesión, por estar en la “encrucijada de alma”, vida y corazón, del referendo que diera en volver monarca al Presidente de la República.
Fue este largo periodo de incubamiento y parto del referendo reeleccionista una patria boba de la modernidad, un andar a tientas y sin rumbo de los intereses superiores de la nación, un dejar de hacer y cumplir los deberes que impone al primer mandatario la ley y la norma constitucional.
Y así, todo sucumbió al embrujo y a la magia, que no la mafia, del referéndum: los gobiernos locales y regionales, el Congreso Nacional, la salud, las fronteras, el orden público y la seguridad, la contratación pública, la transparencia y la ética en la función pública, los partidos políticos.
Todo lo inoculó el virus del referéndum reeleccionista. Y todo lo paralizó y lo volvió punto de partida y de llegada, instrumento de una voluntad omnímoda que no paraba mientes en si estaba en la dirección correcta con tal de dar a luz una criatura que venía desde su concepción signada por el padecimiento previo que la Corte Constitucional dio en comprobar con creces y de forma por demás digna y admirable.
Ya sin Uribe y con candidatos que creen que con un guiño suyo ya están elegidos, cuanto queda es optar por la fórmula que más convenga a los intereses de la nación que, verdad sea dicha, no sólo son los de su seguridad.
Hay más....

*Poeta

elversionista@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Mi estimado poeta yo creo que

Mi estimado poeta yo creo que le iría mucho mejor en la poesía, y no meterse en el laberinto de la política Colombiana, para desinformar con sus opiniones.