Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Tres momentos de la ciudad

Miércoles 1 de julio: converso en mi oficina con el cineasta cubano Rigoberto López, director de la muestra de cine Caribe. Me habla con admiración acerca de la decisión del Instituto de Patrimonio y Cultura (IPCCC) del Distrito de llevar la muestra a los niños de los barrios más humildes. Se refiere con profunda emoción a esos encuentros, en los que muchas veces, se trata de un público que nunca antes había tenido la posibilidad de ver una película.

Rigoberto, hombre muy viajado y curtido en experiencias, me cuenta, sobre todo, de cómo se le saltaron las lágrimas la vez que fue a presentar la muestra al barrio de la madre Herlinda, en Pasacaballos. La miseria era tan grande, y la ausencia de energía eléctrica, de agua, de casas, de todo, tan brutal, que le partió el alma ver aquello. Para presentar las películas tuvieron que traer la energía de otro barrio.
Sábado 4: salgo con los alumnos de la maestría de estudios del Caribe a hacer un recorrido por la ciudad, con el objeto de estudiar lo que revela su historia urbana: sus monumentos, sus sucesivos desplazamientos de poblaciones, sus lugares alejados del centro colonial.
Terminamos en la zona sur oriental, recorriendo despacio la avenida perimetral. Los estudiantes se quedan en silencio ante la magnitud de la tragedia que aparece ante sus ojos: los niveles más aberrantes de la miseria. Tanto o más que los de cualquier aldea pobre de África. Casas hechas con pedazos de madera vieja y cartón enterradas en el fango y niños bañándose en las aguas sucias y emponzoñadas, como si fuera una piscina. Testimonio inocultable de años de brutal corrupción y abandono sin par de la población más necesitada.
Domingo 5: leo en este periódico una de las crónicas más dolorosas. La historia de Armando, reciclador de alimentos podridos, sabiamente contada por Rubén Darío Álvarez. Y no sólo la leo, sino que veo las fotos de los jóvenes enterrados en las basuras del mercado, buscando afanosamente la comida en estado de putrefacción para tratar de salvar la parte menos dañada, para vendérsela a las dueñas de restaurantes para pobres del mismo mercado o de las barriadas miserables.
El muchacho reciclador no parece una persona mala. Simplemente, como él mismo lo cuenta, ese es su oficio y lo realiza como si fuese la cosa más normal del mundo. Porque a fin de cuentas, en una ciudad en la que no hay control sanitario de ninguna especie, -quizás sólo en los restaurantes para turistas, y en la que el desempleo y el hambre crecen a diario, es apenas normal que estas cosas sucedan-. Me imagino a cientos de niños comiéndose esas verduras a las que le acaban de limpiar los gusanos.
En fin, tres estampas de una Cartagena en la que el metro cuadrado de sus áreas exclusivas vale casi tanto como en Manhattan, Nueva York. Y en la que poco a poco nos hemos ido acostumbrado a convivir con el horror, convertido en cosa cotidiana.

*Historiador. Profesor de la Universidad de Cartagena.

alfonsomunera55@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese