Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Una crisis superable

El editorial de la revista Arcadia, que circula desde el 12 de agosto, alerta sobre la crisis que afecta al periodismo y plantea la necesidad de rediseñar la enseñanza que se imparte en las facultades de comunicación social, cuyos egresados, según la nota, fracasan en las salas de redacción por carecer de pericia para redactar contra el tiempo y de conocimientos para comprender la problemática que se pretende exponer, lo que ha llevado a que se prefiera a profesionales en ciencias políticas o historia.

El editorialista atribuye tales deficiencias a que quienes se inclinan por el periodismo no profundizan en él, no por desinterés, sino por tener que ocuparse de información que se refiere a las otras áreas que integran el amplio espectro de los medios de masas.
Ni contradigo, ni apoyo la tesis. En cambio, evoco una discusión que sostuvimos hace treinta años quienes fundamos una revista mientras estudiábamos en la universidad, cuya inquietud fue determinar la incidencia que tendría la instrucción impartida en un aula en la formación de los periodistas, partiendo del supuesto de que este oficio se ejercía por convicción y se aprendía a través de los esfuerzos que en solitario se realizaban, a condición de que se contara con la suerte de ser admitido en un diario y que se recibieran orientaciones de un jefe de redacción con vocación de maestro, de modo que no se impacientara frente a los errores y dispusiera de generosidad para señalar los trucos para enmendarlos.
También concluimos que los textos adquirían solidez en la medida en que su autor convenciera porque sabía más de lo que mostraba, que era retomar la teoría del iceberg que Ernest Hemingway difundió, lo que presuponía una disciplina para construir fuentes y hurgar en archivos y bibliotecas. Es un esfuerzo que desborda los parámetros de una lección o de una conferencia.
De ese grupo, ninguno se graduó en una facultad de comunicación social. Tampoco, salvo Jorge García Usta, laboró como reporteros en un diario. Pero nos impusimos hacer reportajes siguiendo las pautas que trazaron los impulsadores del nuevo periodismo, porque queríamos demostrarnos que usando técnicas del relato literario se podía mostrar la realidad con más brillantez. Y lo logramos. Además, hemos seguido escribiendo. Unos ensayos, otros, novelas o poesía, y, los menos destacados, opiniones o semblanzas de personajes.
Esto confirma que las de narrar y opinar son vocaciones que se pueden desarrollar sin tener que contar con diploma que nos acredite y, con los avances de la tecnología, sin depender de la voluntad de un editor. No obstante no estar sujetas a patrones de academia y tener la libertad de exhibirlas en la red de comunicación electrónica, ejercerlas con éxito requiere de aplicación, paciencia y sabiduría. Es una búsqueda permanente, no sólo del tema y de la palabra precisa, sino del tono y, en el caso de los columnistas, de la extensión asignada.
Lo dicho me lleva a concluir que las exigencias para producir textos de calidad siguen siendo las mismas, tanto en prensa, radio o televisión. Eso, por lo tanto, no de pie para replantear la enseñanza de la comunicación social, sino para comprender que el éxito del periodismo escrito va más allá de la formación del aula, que depende del empeño de quien lo ejerce.

*Abogado y profesor universitario.

noelatierra@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese