Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Una gran región turística

A pesar del tiempo que llevamos hablando sobre el tema, los colombianos no hemos aprendido, todavía, que el turismo es algo más que un embeleco o un modesto medio de subsistencia que no exige ni planeación ni profesionalismo.

Y estamos equivocados. Se trata de un negocio. De un gran negocio, del cual derivan, en Europa, considerables utilidades países como España, Italia y Grecia, que reciben por su explotación miles de millones de dólares anuales.
Igualmente, en nuestra América, todas las Antillas se han apoyado en el turismo para buscar prosperidad. Cuba fue, en época que parece lejana, destino obligado de los viajeros del mundo. Fidel Castro mismo, después de desatar una persecución cerrera contra lo que calificó de vicios del capitalismo, abrió los cabarets tradicionales para equilibrar la economía de la isla. Y República Dominicana ha convertido la actividad turística en fuente esencial de sus ingresos. Lo mismo que Méjico, con sus pirámides aztecas y sus balnearios en dos costas. En el sur del continente, Brasil figura a la vanguardia. Río de Janeiro y su carnaval así como Copacabana, Ipanema, Bahía y Guaruja están nimbados por la leyenda. Hasta las aguas heladas de Punta del Este, en Uruguay, y Mar del Plata, en Argentina, apenas utilizables tres meses al año por el frío que las azota, son lugares de cita de los buscadores de placeres. Allí llegan los artistas de cine, la nobleza y los millonarios europeos. Aun Viña del Mar, en Chile, que no pasa de ser un bonito barrio moderno del viejo Valparaíso, con arenas barrosas, privadas de gracia, figura entre los destinos elegidos.
Pero el éxito no es fruto del acaso. En estos países el turismo recibe una atención rigurosa y permanente. No es una improvisación diaria de la que se habla y en la que se trabaja desprevenidamente. Ha sido entendido y organizado como un gran propósito nacional. Que es, cabalmente, lo que no hemos hecho en Colombia. Para nosotros, el turismo es una actividad que apenas cuenta con un apoyo distraído del Estado, ajeno a un compromiso de fondo y sin proyectos confiables de desarrollo.
Y por allí no es la cosa. Hay que pensar el turismo con imaginación y con audacia. Por eso constituye un acierto la ambiciosa iniciativa esbozada hace 10 años por Miguel Raad, de presentar, publicitar y vender el Caribe Continental de Colombia y Venezuela, en un mismo paquete, desde la isla de Margarita hasta Cartagena y Mompós. Y únicamente el Caribe, cuyo sólo nombre es evocador y hechicero. Que tiene magia. Que está de moda. Es una forma inteligente y osada de entrar a competir, con esperanzas, en el negocio turístico que, en la zona, se queda en las islas del legendario mar de Colón y las carabelas. Sobre ellas se vuelcan millones de turistas de Europa y de Estados Unidos, que nos miran distraídamente, casi sin vernos y sin interesarse en lo que tenemos y podemos ofrecer.
Hay que convertir en realidad el proyecto, que es mucho más que un sueño. La comunidad de esfuerzos de las costas de las dos naciones puede ser el comienzo de un amanecer promisorio para el turismo que tiene en Cartagena, la antigua “llave de las Indias”, y en Margarita, la clave maestra que, manejada con habilidad y con audacia, abriría las puertas del futuro a una región proverbialmente olvidada.

*Ex congresista, ex embajador, miembro de las Academias de Historia de Cartagena, y Bogotá, miembro de la Academia Colombiana de la Lengua.

academiadlhcartagena@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Don Vizo,deseo se encuentre

Don Vizo,deseo se encuentre bien.El secreto en su columna esta simplemente aqui:"HAN SIDO ENTENDIDO Y ORGANIZADO COMO UN GRAN PROPOSITO NACIONAL,...Otra cosa,el turista tambien esta mas interesado en la cultura de su gente (no solamente murallas y toda la belleza fisica de C/gena),en gozar,disfrutar el conctacto humano.La gente de C/gena tiene que aprender "como tratar,respetar y ser civilizado"con el turista,o sino NUNCA vuelve !Simple ejemplo;el turismo es como yo tener un restaurante,puedo ofrecer la mejor comida,la mas sabrosa,pero si no trato bien a mis clientes,ellos NUNCA vuelven,porque mi buen trato hacia ellos es el oxigeno de mi negocio,de mi sobrevivencia.Sin mis clientes NO puedo existir !Ni yo,ni mi negocio !Es importante que la gente en C/gena se eduque,que tiene que tratar BIEN al turista o sino se suicidan !El turismo es el oxigeno para C/gena existir !