Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Una joya de comunicado

En el estrépito del cierre de fin de año, a los medios de prensa no les llamó mucho la atención el comunicado de los representantes de las Centrales sindicales y de los Gremios económicos en la Comisión de Concertación de Políticas Salariales y Laborales (diciembre 18).

La Comisión no pudo acordar el ajuste del salario mínimo. Ni modos. Vamos para el consabido Decreto.
Si hubo alguna reacción editorial, fue para aplaudir el buen juicio de esos personajes, expresado en algunos apartes de su comunicado de prensa.
Primero, en el texto no hay recriminaciones mutuas, ni dedos acusatorios apuntando hacia el gobierno (que no suscribe el comunicado). Se da la impresión de que reinó “el mejor ánimo de concertación”; no importa que la distancia entre el número 3 y el número 8 sea colosal.
Segundo, estuvieron de acuerdo en que la reducción de la inflación es un logro social de gran magnitud. En este punto, la única advertencia de los “voceros” de los trabajadores y de los gremios (el comunicado no dice de quiénes se trata) es que el ajuste de tarifas y precios regulados también debe estar dentro de los rangos establecidos por el Banco de la República. Esta advertencia no será atendida: Diversos precios regulados echarán a andar por su cuenta, a un ritmo mucho más alto que el que quisiera ver la autoridad monetaria. Pero, bueno, había que decir algo al respecto.
Tercero, se pusieron de acuerdo en que las agresiones comerciales venezolanas son dañinas para la gente común. Hay aquí una joya de la etiqueta: “Hacemos un llamado para el establecimiento de líneas de entendimiento para que se restablezca la armonía entre los dos países.” Claro, hacía falta.
Cuarto, “empleadores y trabajadores” nos informan que “la política se ejerce en una democracia de manera desarmada”. Enseguida viene otra joya, esta vez de la criptografía: “En consecuencia, rechazamos todo acto o manifestación que busque acercar a movimientos políticos con grupos armados irregulares.” ¿Qué habrán querido decir estos señores? Que cada cual interprete a su gusto.
Hasta aquí, todo un ejercicio entre, y para, bienpensantes, en una sociedad como la nuestra, cruzada de agudos conflictos sociales. Un ejercicio de fraternidad fundamental a pesar del fracaso en la negociación salarial. Buena noticia, pero los conflictos siguen ahí. Mejor buscar resolverlos, así “las partes” se enojen entre sí.
Lo que, sin embargo, nadie hasta ahora ha cuestionado – ni de la parte de los trabajadores, ni de los desempleados, ni de los analistas económicos, ni de los empresarios socialmente responsables, ni de los partidos políticos - es el cinismo que este comunicado destila en otros aspectos.
Dicen, por ejemplo, que “la informalidad laboral es un mal que debemos superar y para ello estudiaremos mecanismos para solucionarla.” ¿Ah? Como si este fuera un mal reciente…
Informan que “desde la primera reunión del 2010” se pondrán a estudiar “propuestas de nuevas políticas para lograr el descenso acelerado del desempleo.”
En otras palabras los interlocutores sociales miembros de esta Comisión, de origen constitucional y con un claro mandato legal desde hace trece años, han decidido, finalmente, ponerse a cumplir con sus obligaciones, que son mucho más amplias y diversas que la sola discusión del salario mínimo. Si aquí hubiera crítica social auténtica, estos respetables miembros de la sociedad civil serían objeto de grave reproche.

cgonzalm@cgm.com.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese