Indicadores económicos
2017-03-24

Dólar (TRM)
$2.921,25
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.150,86
UVR, Ayer
$246,72
UVR, Hoy
$246,80
Petróleo
US$47,70

Estado del tiempo
2017-03-24

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 15:22

Marea max.: 14 cms.

Hora: 08:16

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 9 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Vergüenza y violencia

En la incompleta historia de los sentimientos humanos, que tantas páginas ha gastado en el deseo, el amor y el odio, el miedo o la culpa, poco se ha dicho de la vergüenza.

¿Cuánto callamos y aceptamos por vergüenza? Saber quién la siente y quién la hace sentir, por qué y para qué, es clave para entender tanto los sentimientos que abrigamos y escondemos sobre nosotros mismos como nuestras relaciones sociales. La vergüenza es un mecanismo de control, sirve para poner a la gente “en su lugar”, premiando y sancionando a quienes se ajusten o no. Si bien previene que andemos exhibiendo nuestras “vergüenzas”, no es imparcial; responde a moralidades acomodaticias, a quién y cómo se hace qué. Nótese por ejemplo la facilidad con que se celebra en unos lo que a otras tacha de “sinvergüenzas”. El temor a exponernos garantiza nuestra aceptación de las jerarquías entre hombres y mujeres, blancos y negros, ricos y pobres, siendo los primeros más aptos para avergonzar a los otros.
A mayor susceptibilidad menor autoestima y capacidad de acción. Educadas para la pasividad, las mujeres solemos volcar esa vergüenza contra nosotras mismas, mientras en los hombres tiende a revertirse en agresión. A falta de oportunidad o coraje para expresarla contra quien la provoca–el jefe que no te escucha, el Estado que no te emplea, el cliente que no te compra- la rabia se cobra contra el o la más débil. De ahí la íntima relación entre vergüenza y violencia.
Presa de una enorme vergüenza patria, últimamente he pensado mucho en el poder de este sentimiento, su relación con la marginalidad y con la violencia. He usado antes la metáfora de las relaciones abusivas para explicar la situación del pueblo colombiano ante sus élites y gobernantes. Uno de los efectos a largo plazo para el abusado es la identificación con el abusador, al que termina defendiendo por miedo a perder lo poco que da, convencido de que no se merece nada más que sus sobras y miserias.
El abuso tiende a reproducirse. Amenazado su poder y su estima propia, el abusado busca a quien abusar. Así puede explicarse la indolencia de nuestras clases medias, más papistas que el papa cuando se trata de juzgar al pobre, educadas para el silencio y la complicidad con un sistema que maquilla sus ataques con favores baratos o falsas promesas. Pero ese silencio tiene otro origen: la incapacidad para admitir lo que hemos permitido, el sabernos cobardes, incapaces de otro respeto que el impuesto a golpes y, a fuerza de callar, untados hasta el pelo de la bajeza de nuestros dirigentes. Es preferible aplaudirlos y elegirlos de la misma calaña a admitir nuestra vergüenza.
Entre los más impotentes la vergüenza puede llevar a la rabia irracional y rebeliones “sin causa”. Hablo no de la violencia organizada por quienes devengan de la guerra, sino de la que crece en las ciudades, la de pandillas, ladrones, asesinos con o sin sueldo. Se equivocan los expertos al buscar el origen de esa violencia en sus actores marginales. El monstruo nace del gesto más sutil del poderoso, de quien instituye y asegura su dominio negándole recursos, educación, dignidad a los otros. Esos desvergonzados son y seguirán siendo los más violentos pues su poder depende de la violencia que engendran.

*Profesora e investigadora

nadia.celis@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Poderosos los sirvientes

Poderosos los sirvientes nuestros (politicos?) ? ellos solo se catalogan asi, yo diria que es como si Ud invitara a una persona asu casa para darle comida y este ya se queda alli y Ud tiene que pagarle. Verguenza de mujeres o poblacion que vota o discriminacion o abuso de hombres que no son completos no cuenta!! no se preocupen, no hay mal que dure cien años ni pendejo que lo aguante!
Cualquier dia a estos Sinverguenzas le tocan a su puerta "la Ley de VERDAD" y pasaran verguenza en una casa con rejas

Profe Nadia,...¿las gallinas

Profe Nadia,...¿las gallinas engendran huevos...?