Indicadores económicos
2017-03-29

Dólar (TRM)
$2.911,99
Dólar, Venta
$2.876,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.162,12
UVR, Ayer
$247,12
UVR, Hoy
$247,20
Petróleo
US$48,37

Estado del tiempo
2017-03-29

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 07:11

Marea max.: -2 cms.

Hora: 11:51

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 15 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-03-29

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Víctor Urueta Velilla, MD.

Fue de aquellos médicos y cirujanos, quizá el último de su generación, que hizo de la Medicina un ejercicio humanista y humanizante.

Un largo, ponderado y noble quehacer científico que se soportaba en la generosidad sin condiciones ni prejuicios devenidos de clase social, de posición económica dominante o subordinada. O de una más sensible y excluyente, la de doctrina y credo político y religioso, de curso corriente todavía.
Menos aún hizo Urueta Velilla de la Medicina, profesión de tradición en su familia, peldaño sobre el cual pudiera levantar, en desmedro de aquella, un patrimonio económico sólido que le permitiera vivir sin las afugias que alguna vez en la vida suelen acometernos a los hombres.
O, apartarlo prematuramente de un hacer que él convirtió en responsabilidad social.
Ni lo uno ni lo otro ocurrió. Y no porque el consagrado galeno o su familia no lo merecieran o no necesitaran de aquel estado de prosperidad y bienestar tan consustancial a la condición humana y al sentido práctico de la vida.
Más allá, y quizá contrariando las coordenadas naturales prevalecientes entonces en el ámbito de su quehacer, su opción fue construir y consolidar un patrimonio, pero distinto del material y económico que las condiciones muy particulares de su profesión y oficio le ofrecían.
Y a fe que Urueta Velilla alcanzó, y con creces y total libertad y autonomía, a conformar ese patrimonio con el que soñó y por el cual se esforzó hasta el postrimero día de su existencia, solo que convertible en valores que van más allá, perduran y pesan más que otros valores.
Verbigracia, los que se truecan, venden y hasta alquilan hoy día en cualquier bazar. Y al peor postor, con tal que quien vaya a usufructuarlos los redima al más alto precio y en rutilas monedas tasados.
Diferente de ese que sólo da para mancillar, intasable, fue el patrimonio forjado día tras día, en cada acción suya, por el médico Urueta Velilla: la moral, la ética, la solidaridad, el humanismo, la ciencia, el deber ser sin condiciones, he ahí lo construido y amasado por quien honró a carta cabal su parábola vital, su ejercicio profesional.
Un caudal imposible de cuantificar, pero sí de heredar y compartir sin exclusiones. Y más allá de la familia, por el mayor número de sus coterráneos.
Pero si como médico su vida fue ejemplar, no es menor su brillo como político; como hombre que conjugó en la praxis social y humanística su ideario de liberal integro, consagrado a los principios de una doctrina e ideas arraigadas en lo más hondo de la gen familiar.
Acaso hoy sea de echar de menos que de liberales íntegros, honrados, transparentes, del talante de Urueta Velilla, el Partido Liberal adolezca.
Y el colectivo social que somos también, pero nos alienta y convoca su ejemplo de vida para buscar la senda perdida, el camino que nunca debimos extraviar.

*Poeta, escritor y periodista.

elversionista@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese