Indicadores económicos
2018-02-23

Dólar (TRM)
$2.862,01
Dólar, Venta
$2.735,00
Dólar, Compra
$2.755,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.531,72
UVR, Ayer
$253,84
UVR, Hoy
$253,89
Petróleo
US$61,90

Estado del tiempo
2018-02-23

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 22:58

Marea max.: 14 cms.

Hora: 05:53

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 15 A 31 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 A 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-02-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Yo creo en las Utopías

No sé que tanto pueda estar desamparada la humanidad, lo que sí está claro es que urge rescatar el sentido libertador de la utopía.

No es un secreto. Vivimos en el ojo de una crisis de civilización de grandes proporciones y el “G twenty” patinando en un piso lleno de aceite. Toda crisis ofrece oportunidades de transformación y riesgos de fracaso. En la crisis, se mezclan miedo y esperanza, especialmente ahora que estamos ya dentro del proceso de calentamiento global y el diablo sale a comer “raspao” en cualquier esquina. Todo ello hace que necesitemos de la más pequeña de las tres virtudes teologales, la esperanza. Esa que baila su cumbia entre sus dos hermanas mayores: la fe y la caridad. Es ella la que expresa el lenguaje de la Utopía. Las utopías, por su naturaleza, nunca van a realizarse totalmente, pero nos mantienen caminando, en movimiento, para que nadie prenda empujado. Retomo a Oscar Wilde: «Un mapa del mundo que no incluya la utopía no es digno de ser observado, pues ignora el único territorio en el que la humanidad siempre atraca, partiendo enseguida hacia otra tierra aún mejor».
Tengamos claro que la utopía no se opone, sino que pertenece a la realidad. Nunca está constituida por lo que es, sino por lo que ha de ser. La utopía nace de este trasfondo de virtualidades presentes en la historia y en cada persona. El filósofo Ernst Bloch acuñó la expresión principio-esperanza. Por principio-esperanza, él entiende ese inagotable potencial de la existencia humana y de la historia, que permite decir no a cualquier realidad concreta, a las limitaciones espacio-temporales, a los modelos políticos y a las barreras que cercenan el vivir, el saber, el querer y el amar.
El ser humano dice no porque primero dijo sí: sí a la vida, al sentido, a los sueños y a la plenitud ansiada. Aunque de manera realista no entrevea la plenitud total en el horizonte de las concretizaciones históricas, no por eso deja de anhelarla con una esperanza que jamás se apaga. Job, casi a las puertas de la muerte, podía gritar a Dios: «aunque me mates, aun así espero en Ti». El paraíso terrenal narrado en Génesis 2-3 es un texto de esperanza. No se trata del relato de un pasado perdido que añoramos, es más bien una promesa, una esperanza de futuro hacia cuyo encuentro caminamos. Como comentaba Bloch: «el verdadero Génesis no está al principio sino al final». Sólo al término del proceso evolutivo serán verdaderas las palabras de las Escrituras: «Y vio Dios que todo era bueno». Mientras evolucionamos no todo es bueno, sólo es perfectible.
Lo esencial del Cristianismo no reside en afirmar la encarnación de Dios −otras religiones también lo hicieron−, sino en afirmar que la utopía (aquello que no tiene lugar) se volvió eutopía (un lugar bueno). Hubo alguien en cuya muerte no sólo fue vencida la muerte, lo que todavía sería poco, sino en quien irrumpieron interior y exteriormente todas las virtualidades escondidas en el ser humano.
Creo que esta esperanza debe ser proclamada por la Iglesia y por todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Transformar la eventual tragedia de la tierra y de la humanidad, no dejará de ser una travesía peligrosa, pero igualmente será una crisis purificadora. Recordemos que la hierba no creció sobre la sepultura de Jesús. A partir de la crisis del viernes de la crucifixión, la vida triunfó. Por eso la tragedia no puede tener la última palabra. La tiene la vida, en su esplendor solar.

*Sacerdote y sociólogo, director del Programa de Desarrollo y Paz de los Montes de María.

ramaca41@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Piensa bien el hombre .Yo

Piensa bien el hombre .Yo tambien le jalo a ese plato desgraciadamente no tengo la fama de este señor pero tengo varios escritos que son una verdadera bomba a lo que se refiere a la creacion del mundo. Algun dia me atrevere a publicarlos para que se den cuanta de lo que es bueno.
Dios fabula o mito, cristo crucificado mas no resucitado, una noche con jesus y varios mas.

Pido disculpas a los lectores

Pido disculpas a los lectores este mensaje era dirigido a la fe genetica y no a la utopia.