Indicadores económicos
2018-01-23

Dólar (TRM)
$2.854,20
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,40
Euro
$3.493,25
UVR, Ayer
$252,75
UVR, Hoy
$252,84
Petróleo
US$63,62

Estado del tiempo
2018-01-23

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 10:12

Marea max.: -4 cms.

Hora: 10:43

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 8 a 24 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-01-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Atentado contra la calidad de vida

Por algún motivo en Cartagena crece la agresión del ruido de manera exponencial, no solo aquel que podría considerarse normal en una ciudad que crece geométricamente y cuyo parque automotor aumenta de igual manera, sino un ruido inducido por parlantes innecesarios y acosadores, que se multiplican muchísimo más rápidamente que la capacidad de las autoridades para controlarlos.

El Establecimiento Público Ambiental (EPA) podría probablemente triplicar su personal solo para tratar de controlar el ruido en Cartagena y le quedaría faltando gente, porque el mal es epidémico. Comienza desde muy temprano en la mañana con los pitos ubicuos e insistentes de las mototaxis, que se lo suenan a todo bípedo a su alcance para por si acaso necesita una carrera a algún sitio.

Casi los igualan en frecuencia, pero superan en volumen, los pitos de los taxis “zapaticos” haciendo de colectivos, servicio tan ilegal pero tan permitido como el de las mototaxis y los viejos camperos que trastean gente de modo precario. Estos zapaticos también tocan pito de manera continua y desconsiderada durante todo el día.

Punto y aparte son las cornetas de las busetas, la mayoría de las cuales son ensordecedoras. Gracias a Dios por Transcaribe, que terminará con parte de esta cacofonía al absorber pasajeros que quieren ser tratados como seres humanos.

No se salvan los peatones en muchas áreas comerciales de la ciudad, en donde recurren a “música” y perifoneo agresivo; ambos se mofan de todas las normas ambientales y por supuesto, del EPA. Y frente al Centro de Convenciones hay un local que toca música amplificada en vivo sobre la acera, y sigue haciéndolo como si nada.

Y como si fueran poca cosa los picós, ahora tenemos los ‘bares de altura’, usualmente en segundos y terceros pisos, cuando no en azoteas, que le imponen no solo a su clientela, sino al resto de la vecindad, la música de su gusto y al volumen de su preferencia, es decir, alto y estridente. No importa que algún vecino o turista quiera dormir, descansar, o gozar del silencio de su casa u hotel, tiene que ‘chuparse’ la música que le imponen estos nuevos infractores no solo de las normas ambientales, sino de la buena educación.

Hay personas en la industria de servicios con la creencia errada de que atender al turismo lleva implícita una licencia para hacer lo que se les venga en gana, y eso termina atentando precisamente contra la calidad del destino turístico, que debería aspirar a unos visitantes pudientes y gastadores, que usualmente son de edad media y que terminan espantados por el ruido ubicuo y excesivo.

Este no es un servicio turístico, sino un atentado contra la industria y contra la calidad de vida de los cartageneros. Unos pocos desconsiderados no pueden seguir imponiéndole su ruido a la población.

Este no es un servicio turístico, sino un atentado contra la industria y contra la tranquilidad de los ciudadanos cartageneros (...)

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

¿Y las carretillas con golpes de machetes y parlantes ruidosos?

Editorialistas y periodistas de El Universal han olvidado sistemáticamente el ruido generado (a EPA le he informado vía internet) por los vendedores de víveres en carretillas por las calles de la ciudad incluyendo Pie de la Popa y presuntamente Manga. ¿Hasta dónde abarcan?.- A golpe de machete y tablas sobre la carretilla de madera andan con su propaganda acompañada de gritos. Cerca hacen brincar a personas con los sorpresivos golpes. Simultáneamente entran en actividad los vendedores con parlantes que se saborean el ruido de su propaganda (plátano grandes, naranjas jugosas, mangos, yuca harinosa, nísperos que parecen zapotes, aguacates con grasa, etc.- En ambos casos andan lento. También se estacionan a hacer ruido (propaganda) como para obligar al vecindario a su compra.

Por la calle de mi residencia el ruido es intenso durante la mañana. Mucho menor por las tardes. En casa instruí no comprar a los vendedores ruidosos. Pero a la mayoría de vecinos les da igual. Sí se les compra a los que no hacen ruido.

Es preferible dejar de escribir o leer durante el ruido de gritos, golpes de machetes y tablas de madera sobre las carretillas y la publicidad de venta de víveres con parlantes con ruido intenso.

A EPA le he informado pero nada de nada. ¿Será en la alcaldía Localidad 1?

Y QUE TAL LOS NEGOCIOS QUE INSTALAN CAR - AUDIOS

Otros negocios de la ciudad que contribuyen a perturbar la tranquilidad del vecindario y que causan gran perjuicio a los comerciantes contiguos a ellos son esos donde instalan esas maquinas diabólicas de hacer ruido que ellos le llaman musica pero que es un ruido estruendoso y que les llaman CAR - AUDIOS......Estos negocios no respetan horario, ni dia ni a sus vecinos......

Por alli diagonal a la estación de Transcaribe del barrio amberes en plena avenida Pedro de Heredia funciona uno que debe ser el campeón en hacer ruido estruendoso cuando estan probando dichos equipos y ademas se toma todo el espacio publico (andenes) donde trabajan colocando esas maquinas diabolicas......