Indicadores económicos
2017-05-26

Dólar (TRM)
$2.911,66
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.265,13
UVR, Ayer
$250,11
UVR, Hoy
$250,15
Petróleo
US$48,90

Estado del tiempo
2017-05-26

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 07:28

Marea max.: -11 cms.

Hora: 12:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-05-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Atraer jóvenes, el reto para el campo

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, le dijo a Portafolio que “(...) el gobierno debe alinear todos los ministerios en torno a las actividades rurales”.

La razón es bastante obvia: el único problema del campo no es la actividad agropecuaria en sí, aunque esta sea importantísima, sino la calidad de vida de sus habitantes, a pesar de lo cual el gobierno apenas tiene destinados 1,66 billones para este sector en 2017.

La esencia del problema es quizá aún más sencilla y brutal de la que plantea Mejía y hay que preguntarse: ¿quién diablos quiere vivir en el campo?

Buena parte de la psiquis de las Farc está enfocada en el campo, lo tienen en su ADN y es también importantísimo para el país, pero es posible que en La Habana hablaran a favor de unos colombianos inexistentes entre las juventudes rurales y que apenas son unas reliquias entre las generaciones de campesinos mayores. El cuento de las gallinas y las vacas que reclamaba al gobierno Tirofijo, principal fundador de las Farc, en una comunicación famosa recriminándole al Estado su maltrato, dejó al descampado su idiosincracia campesina del siglo pasado, irrelevante hoy entre la juventud rural. ¿Qué queda de esa idiosincracia entre las Farc de hoy y cuánta se coló en los acuerdos de La Habana?

No creemos que las Farc sean ingenuas y al tratar de seguir controlando sus áreas rurales “naturales” en el sur del país se puede pensar que siguen con su proyecto de hacer un estado dentro de otro estado, hasta que el suyo se tome al más grande por la supuesta fuerza y bondad de su verdad comunista.

En las áreas de Bolívar abandonadas por la violencia y a donde retornaron sus habitantes, lo hicieron mayoritariamente los mayores y los jóvenes prefirieron quedarse en las ciudades a pesar de hacerlo en zonas tuguriales la mayoría, pero con energía eléctrica, televisión y actividades urbanas que hacen parecer a las del campo como anticuadas.

La tarea del gobierno y que debe incluir a todos los ministerios es entonces la de aminorar dramáticamente las diferencias entre la vida en el campo y la vida en la ciudad: hay que construir nuevas vías, pavimentar y hacer transitables las terciarias y secundarias que hay; se necesita llevar la energía eléctrica; construir acueductos y alcantarillados; tiene que haber servicios de salud eficientes (cosa que ni en la ciudad se ha logrado aún); los colegios deben ofrecer una educación de calidad, la que implica pertinencia. Las labores agropecuarias tienen que ser tecnificadas, lo que implica instalar irrigación y llegar a una mecanización mucho mayor del agro.

El campo, en pocas palabras, tiene que volverse verdaderamente competitivo para que sea productivo, tienen que colaborar privados y campesinos, y no puede primar allí ningún sesgo ideológico ni dogmático, sino mentes abiertas al mundo real. Sin estos cambios el campo no podrá retener sus jóvenes y volverá a ser un semillero de violencia.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese