Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Bahía interna: lección de El Aprendiz

Después de una operación “quirúrgica” de más de una semana hecha por los buzos de la Armada y su personal de apoyo, además de tener la colaboración de algunas empresas privadas del sector marítimo, El Aprendiz, el barco escuela del Sena que se había hundido en los muelles de Cotecmar, en Bocagrande, fue reflotado y llevado a otro lugar donde su propietario culminará los pasos formales para disponer de él, y se ha dicho que será chatarrizado.

La nostalgia se resiste a dicho destino para un barco que hizo época, pero las razones mundanas mandan: repararlo costaría 2.900 millones de pesos y seguiría siendo una nave obsoleta a la que le pesan sus 66 años de vida. Si se necesitara otro barco escuela, seguramente Cotecmar sabría diseñarlo y construirlo para que fuera pertinente para la marinería moderna.

El desarrollo y cierre exitoso de este episodio, sin embargo, sirvió para descubrir otra cosa: los buenos efectos de la autoridad naval sobre los patrones de las embarcaciones menores privadas y de las propias autoridades, y su comportamiento al ingresar, salir y navegar dentro de la bahía interna de Cartagena, la más cercana al Centro Histórico, incluida la de Las Ánimas.

El límite formal de dicho cuerpo de agua lo marca la boya 48, fijada en una línea imaginaria entre los muelles de la Armada y la avenida Miramar e indica que antes de ingresar las embarcaciones deben bajar la velocidad hasta no producir olas, y que al salir no deberían acelerar hasta después de pasar la boya. Esta medida tan simple normalmente no es obedecida con exactitud por la mayoría de los patrones, que se sienten libres para interpretarla y entran por la boya a velocidad y al salir aceleran antes de llegar a ella.

Sin embargo, durante la semana que duró la maniobra para reflotar a El Aprendiz, cuando siempre hubo patrulleras de Guardacostas desplegadas, la disciplina fue admirable en torno a la boya 48. Pero apenas se retiraron, volvimos al caos de siempre.

¿Y por qué importa entrar y salir despacio?

Si allí no existieran las lanchas, la cantidad de olas por causas naturales que tendría un cuerpo de agua cerrado como  este serían ínfimas comparadas con las artificiales de hoy, y eso tiene implicaciones ambientales para los organismos que viven en las orillas y que son “revolcados” miles de veces al día por dichas olas, que no cesan las 24 horas, los 365 días del año. Además de atentar contra el ambiente, las olas erosionan las orillas de manera acelerada.

En el caso particular de la bahía interna y ciertos cuerpos de agua, aparte de los efectos ambientales, está el perjuicio causado a varios monumentos y construcciones cuyas bases erosionan las olas: el fuerte del Pastelillo, el baluarte del Reducto, el muro perimetral del parqueadero del Centro de Convenciones, el propio edificio de esta entidad, además de deteriorar los muelles de las marinas  aledañas y sus postes de amarre por proa, al poner a sacudirse a todas las embarcaciones.

Con un pequeño esfuerzo que falta, Guardacostas podría ponerle fin a este problema.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

DESCUIDO y ANARQUIA

Lo primero es el deterioro del barco pesquero "El Aprendiz", se hundió por falta de mantenimiento, si hiciéramos un inventario de las embarcaciones con más de 50 años de operación seguramente nos sorprenderíamos por la cantidad pero mejor aún, nos sorprenderíamos por su buen estado de mantenimiento y seguridad de operación; igualmente, se podría encontrar en el historial de la embarcación que fue más el tiempo que se mantuvo fuera de servicio que el tiempo que operó en faenas de instrucción. Estas novedades deberían ser investigadas en detalle incluyendo la cantidad de personal capacitado en esta embarcación. Además, el país debería tener tres o cuatro barcos similares tanto en el Pacífico como en el Caribe, especializados en diferentes tipos de pesca

Lo otro se llama "Anarquía", cada cual hace lo que le da la gana, la norma de control de velocidad existe pero nadie la cumple. Las normas aplican en el mar, calles y carreteras, etc., para todo comportamiento ciudadano hay normas de conducta pero, hay carencia de autoridad. Mientras todo esto ocurre el alcalde le rinde honores a los asesinos de Cartagena liderados por un tal Vernon.