Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

El caño Juan Angola sigue esperando

Cuando oímos al alcalde Manolo Duque decir que le gustaría que el desfile de balleneras con las reinas de belleza de las Fiestas de Independencia de este año fuera por el caño Juan Angola, sabíamos que por el momento esa opción no era muy viable a menos que hubiese allí una operación de ingeniería hidráulica inmediata y un despliegue enorme de maquinaria, pero nos pareció una gran idea y una gran oportunidad para pensar en esa vía acuática tan abandonada, y que debería ser un gran atractivo para propios y extraños, un paraíso de naturaleza, y una arteria clave para la movilidad de Cartagena.

Los manglares del Juan Angola, una vez se les retiren las enormes cantidades de basuras que albergan entre sus raíces y las bolsas plásticas que cuelgan de sus ramas a flor de agua, además de las cloacas donde duermen habitantes de la calle, serían ideales para tours de observación de aves y de otras especies. Pocos sitios en el mundo podrían ofrecerle a sus habitantes y visitantes semejante atractivo en el corazón de la ciudad.

Por otro lado, este caño debería perder su connotación tugurial por un margen, y por el otro, el abuso de grandes edificios que lo estrangulan y angostan. Salvar el caño haría que vivir a su lado fuese un privilegio, mejoraría el precio de la propiedad raíz en sus orillas, y le mejoraría la calidad de vida a sus vecinos con un plan urbanístico y de mejora de viviendas que les permitiera quedarse allí sin ser expulsados por la valorización y la “gentrificación”.

Dragar y ampliar al máximo el caño Juan Angola es un imperativo en todo sentido. Permitiría que reasumiera su función de circular agua entre la bahía de Cartagena y la ciénaga de la Virgen, en ambos sentidos según las mareas y la época del año, indispensable para la salud de este ecosistema.

Luego se podría navegarlo, como le gustaría al alcalde Duque, y como está contemplado en el componente acuático de Transcaribe, opción que no debería ser vista como una utopía ni como una operación lejana, sino como una necesidad inmediata, como es en realidad. Ir del Centro a la zona norte por el caño y la ciénaga de la Virgen -y viceversa- ahorra tiempo, combustible, pavimento y llantas. Es decir, hay más celeridad y menos contaminación.

En cualquier otra ciudad sus cuerpos de agua serían atesorados, pero aquí son apenas basureros, despreciados y vilipendiados por la falta de cultura ciudadana y por la desidia oficial. Edurbe, que nació en 1981 precisamente para ocuparse de los caños y lagunas ha estado a punto de ser liquidado sin haber cumplido su cometido. Pasan los años y los cuerpos de agua son cada día más cloacas que las áreas  ambientalmente impecables y socialmente útiles que deberían ser.
Ojalá el alcalde Duque le dejara a la ciudad ese legado: un caño de Juan Angola regenerado.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese