Indicadores económicos
2017-10-17

Dólar (TRM)
$2.932,05
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.462,75
UVR, Ayer
$251,96
UVR, Hoy
$251,97
Petróleo
US$51,45

Estado del tiempo
2017-10-17

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 03:18

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El clima y la ciudad vulnerable

Un frente frío de nuevo metió el mar a las calles de Bocagrande en plena zona turística, inundando la avenida Primera de andén a andén en algunos sectores.

Los fenómenos meteorológicos de este tipo tienen efectos ya predecibles en nuestras costas, porque varias millas náuticas mar adentro se forman remolinos oceánicos que al girar terminan enviando el mar contra la costa, elevando su nivel con esta presión de manera que entra a todas las zonas bajas y a las no protegidas, como en el caso de varios tramos de la avenida antes mencionada. A esta fuerza se suma la de la brisa, añadiéndole tamaño y velocidad a las olas que golpean la orilla.

Cuando estos fenómenos de mar de leva se juntan con una marea alta, ya la inundación no se limita a la avenida Primera de Bocagrande, sino que entra a muchas calles hasta inundar cuadras enteras, como vimos en el pasado reciente, con las consecuentes dificultades para la movilidad de la ciudad, incluida la de los peatones, que en muchas partes no se pueden bajar del andén sin mojarse. Luego está el daño enorme que el agua salada le hace no solo a las calles, sino al parque automotor de la ciudad, al que destruye con gran facilidad.

Sorprende en estos casos de inundación con agua salada el poco cuidado que tienen muchos conductores, especialmente taxistas, unos pocos privados, y también muchos de quienes manejan vehículos de la Policía, que quizá no son de Cartagena y desconocen el mal que le hacen a sus vehículos permitiendo que la velocidad presione el agua salada hasta llegar a los recovecos de la carrocería, resultando en daños enormes por el óxido, incluyendo no solo ‘latas’ más delgadas como pisos, defensas y guardabarros, sino tijeras y amortiguadores, entre otros elementos.

Lastima que no se haya hecho un estudio de lo que los daños por agua salada le cuestan a los cartageneros en todas las zonas donde hay afectaciones por mareas altas, que van desde el sector turístico como tal hasta otros barrios costeros, además de aquellos que están en las orillas de los cuerpos de agua internos, como el barrio Chino y el Pie de La Popa, entre muchos otros. En cuanto al sector turístico, es triste que la imprevisión de años haya permitido llegar a donde estamos, y se inunde tan seriamente el área de la avenida Primera frente a dos de los hoteles más nuevos y más grandes de la ciudad, que además tienen apartamentos y centros comerciales.

Es entonces de una gran urgencia trabajarle a las defensas costeras de Cartagena para proteger sus partes vulnerables, turísticas y no turísticas, al igual que definir una política de largo plazo para los asentamientos urbanos nuevos, asegurándonos que no sean inundables por mareas ni por lluvias. Es mucho más barato planear bien que seguir ahogándonos en las aguas de la improvisación.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese