El dragado de Las Ánimas

30 de marzo de 2010 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Parte de la Bahía de Las Ánimas quedará con una profundidad de 6 metros, por 45 metros de ancho, haciéndola apta para embarcaciones de hasta 5,50 metros de calado, incluyendo la mayoría de los veleros que vendrán de visita durante el Sail Cartagena, todos barcos escuela de diferentes países. Este evento se realizará entre el 19 y el 23 de mayo próximos, cuando la población podrá abordar los distintos veleros sin ningún costo. Pero los trabajos no pararán ahí. El fondo a la entrada a la Bahía de Las Ánimas tiene una barrera natural más o menos entre el fuerte San Sebastián del Pastelillo, a la altura de la boya 50, y el astillero de la Armada en Bocagrande, que impide la entrada de naves de cierto calado. El dragado incluirá un canal de un kilómetro de largo, 46 metros de solera (ancho) y 6 metros de profundidad, que permitirá una navegación más segura en toda la Bahía de Las Ánimas, no sólo para los visitantes ilustres que vendrán próximamente en los barcos escuela, sino para cualquier embarcación. Entre otras cosas, habilitará la entrada de los megayates, que carecen de instalaciones adecuadas en Cartagena, dándole mayor viabilidad a la marina del Centro de Convenciones Cartagena de Indias (CCCI), que tendrá su canal de entrada asegurado, y por supuesto, mejorará las condiciones para la marina del Club de Pesca, los astilleros menores de la Armada en la Base Naval, y la Marina Todomar. Los yates y megayates se pueden convertir en un negocio importante para Cartagena y Colombia, ya que hacerles mantenimiento aquí le sale mucho más barato a sus dueños, y genera muchos empleos locales. Aquí hay varios astilleros con capacidad de sacar yates y megayates del agua, y seguramente se desarrollarían otros. Este dragado, además de ser bueno para todos, muy especialmente la ciudad, era indispensable. Aunque la mayor parte del público no se daba cuenta -por ejemplo- llevar hasta allí al velero Gloria, el buque escuela de Colombia, que cala 4,5 metros, era una operación delicada. Requería entrarlo con el peso mínimo, sin mucho combustible en los tanques ni el cupo completo de agua potable, y apenas con los marineros indispensables, para que su calado fuera el mínimo. Ahora podrá entrar sin afanes cada vez que la Armada lo ponga al alcance de los visitantes en las diferentes épocas vacacionales del año, cuando el barco no esté en cruceros internacionales. El Gloria se ha convertido así en uno de los atractivos importantes de la ciudad, además de una manera en que la Armada se acerca más al ciudadano común y corriente. Es una lástima que no se aproveche para dragar de una vez toda la dársena entre el Muelle de La Bodeguita y el Centro de Convenciones, ya que el costo adicional sería muy poco, y las ventajas muy grandes. Seguramente se requeriría algún tablestacado para proteger los cimientos del CCCI si se quisiera que allí también pudieran atracar embarcaciones grandes, pero valdría la pena hacerlo. Por lo pronto, se debería dragar todo el lado del Muelle de La Bodeguita. Sería difícil volver reunir la draga y sus equipos complementarios solamente para hacer un trabajo pequeño como el que quedará faltando.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS