El Estado siempre llega tarde

12 de julio de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cuando el Ejército y la Infantería de Marina habían corrido a las Farc y a los demás grupos armados ilegales de los Montes de María al saturarlos en 2008 con varios miles de sus hombres, se esperaba que el resto del Estado llegara pronto a llenar los vacíos obvios: arreglar las carreteras terciarias, llevar la energía eléctrica, el alcantarillado, la educación, la salud pública y por supuesto, mantener la seguridad.

Solo esto último se ha cumplido a cabalidad, y casi todo lo demás falta, a excepción de la Transversal de los Montes de María, un trabajo trazado y comenzado por los ingenieros del Ejército de Colombia, y culminado entre el Gobierno nacional y la Gobernación de Bolívar.

El Estado, por supuesto, no siempre es el Gobierno nacional. Ahí está el caso de Barú, cuya riqueza natural está amenazada no solo por los depredadores que la invadieron con ranchos y con más turistas de los que puede soportar, sino por el creciente nivel medio del mar que podría dividirla en dos por Playetas si no se cuidan bien sus manglares.

Pero aparte del cambio climático, también conocido de antemano, varios dirigentes anunciaron repetidamente que el puente de Pasacaballos a Barú, sin un control de acceso, acabaría con el estado relativamente sano de la naturaleza de Barú, y así ocurrió sin que ninguna alcaldía lo previera, sino que todas han reaccionado ante los hechos cuando no han tenido otro remedio que hacerlo. Pero no hubo previsión y ahora se trata de diseñar un plan integral para tratar de arreglar este fiasco ambiental.

Y claro está, al frenar a la gente en el puente de Barú, aumentará la presión del turismo sobre la ciénaga de Cholón, también saturada en su famosa playita, además de en las islas del Rosario, ya de por sí muy deterioradas también. ¿Hay alguien haciendo algo al respecto desde ahora?

La Armada, por ejemplo, sabe lo que tiene que hacer, pero sin duda necesita más lanchas para Guardacostas, además de insumos y hombres adicionales para operarlas, e infraestructura para albergarlos.

¿Cuánto más va a esperar el Gobierno para dotar a Guardacostas de las herramientas mínimas para hacer mejor su trabajo hoy, y también dentro de 10 años antes de tener que reaccionar ante alguna nueva calamidad? Igual pasa con las estaciones de Policía insulares que se requieren y requerirán.

Tierrabomba, Barú, islas del Rosario y San Bernardo necesitan todas suficientes embarcaciones para que estén bien patrulladas y policías para que estén bien cuidadas, no solo ya, sino en el futuro inmediato, además de escuelas, puestos de salud y servicios decentes para sus habitantes.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS