Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El huracán “Matthew” y el Plan 4C

De categoría 5, una de las máximas, el huracán  “Matthew” bajó a categoría 4 y ayer había la esperanza, casi la expectativa, de que decreciera más y se convirtiera en tormenta tropical para que no hiciera daños en su giro hacia Jamaica, Haití y Cuba, es decir, hacia el norte, pero no hay garantías de que no vuelva a ganar mayor fuerza destructiva. Los servicios de meteorología dijeron ayer que era la tormenta más fuerte en llegar a Jamaica (llegará el lunes) desde que se llevan datos de estos sucesos, y que además, era más fuerte que el huracán Katrina, que devastó la costa de los Estados Unidos.

Hasta hace relativamente pocos años era normal que los “coletazos” de los huracanes que atraviesan el Caribe llegaran a las costas colombianas, incluida Cartagena, pero había entonces poca información y la conexión entre el mal tiempo local y los huracanes en el Caribe no era evidente ni mucho menos de conocimiento público, como hoy.

La fortaleza de Cartagena y su bahía es precisamente que la enorme mayoría de los huracanes no llegan aquí, y peligramos sobre todo con los que se forman en el Caribe al oeste de Colombia, que por fortuna son escasos.  Precisamente estas ventajas de nuestro puerto son las que lo hacen tan seguro para embarcaciones grandes y pequeñas, y de ahí la ventaja comparativa y competitiva de instalar marinas en el litoral Caribe de Colombia, especialmente en las aguas abrigadas de la bahía de Cartagena.

Pero a pesar de la benevolencia de los huracanes con Cartagena, nunca dejan de recordarnos sus coletazos lo vulnerable que de todas maneras es la ciudad costera con respecto al cambio climático, especialmente el aumento inexorable del nivel medio del mar y la facilidad que tienen las olas  durante los mares de leva para entrar a nuestras calles y a algunas comunidades costeras e inundarlas. Ayer, a pesar de que “Matthew” giró de su rumbo oeste hacia el norte, aquí hubo agua de mar y de lluvia metida en algunas poblaciones costeras.

Es indispensable que Cartagena ponga en su agenda el Plan 4C, no solo de manera ceremonial y para sacar pecho de vez en cuando las administraciones, sino para que seguirlo sea una forma de vida del sector público y del privado, ojalá trabajando en equipo, porque vidas son las que amenaza el cambio climático, especialmente si llega la tormenta perfecta a Cartagena, que sería un oleaje huracanado -un súper mar de leva- montado sobre una marea alta, y ahí los daños serían enormes, incluida la pérdida de vidas humanas si hubiese el menor descuido.

Nada está escrito en meteorología: así como hay una ruta usual para los huracanes, cualquier fenómeno podría hacerlos virar  y pegarnos plenamente.

Lo sensato es convertir el Plan 4C en la guía para una vía segura hacia el cambio climático que ya es irreversible.

Coletilla: ¡a votar todos a conciencia en el plebiscito!

 

 

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

nada que ver

Nada tienen que ver los huracanes con el cambio climatico, una cosa es la variabilidad climatica y otra muy distinta el cambio climatico