El plantón de los ciclistas

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Ayer en la mañana un grupo numeroso de ciclistas protestó de manera pacífica, pero enérgica, en la zona norte, por la inseguridad que enfrentan todos los días en las distintas rutas que utilizan los diversos grupos organizados de la ciudad, al igual que aquellos que salen solos para hacer un poco de ejercicio antes de ir a su trabajo diario, o para ir en su bicicleta al sitio donde laboran.

Hay ciclistas de alto rendimiento que montan aparatos de ruta y cubren grandes distancias, como también hay aquellos que utilizan las de montaña para “hacer” trochas, a las que llegan y de las que vuelven por las carreteras pavimentadas. Hay ciclistas en la Cordialidad, en la Troncal de Occidente y en la Vía del Mar, y todos tienen quejas.

Hemos reiterado aquí la conveniencia del ciclismo masivo para la salud pública y los ahorros que por lo mismo representa para el erario. Una población saludable gasta menos en atención médica y es más productiva. Se sirve mejor a sí misma y a la sociedad, por lo que su actividad promueve un ‘gana gana’ generalizado.

Lastimosamente, los ciclistas, en vez de poder practicar su deporte tranquilos, deben preocuparse ahora por los constantes atracos y ataques con distintas armas. En la zona norte, un médico fue herido en el abdomen con un cuchillo y solo su agilidad y la Providencia evitaron que la herida fuera grave, mientras a otro lo tumbaron de la bicicleta y se la robaron, causándole múltiples fracturas. La Policía, muy diligente, recuperó la cicla al día siguiente. No son los únicos casos, pero sí los más recientes.

También se sabe de atracos a aquellos que salen de la ciudad hacia Turbaco y Arjona, por lo que este deporte, promovido de manera visionaria por el Concejo de Cartagena, está amenazado todo el tiempo y en casi todas partes, incluidos algunos barrios.

Los ciclistas que salen y entran a Cartagena por la Vía del Mar tienen otro problema grave al no poder usar el túnel de Crespo por razones obvias de seguridad ante los vehículos que allí se agrupan, y para no interrumpir el tráfico. Estos enfrentan al devolverse a la ciudad un obstáculo adicional, que es pasar sobre una acera paralela al paseo peatonal de Crespo, aledaña a la playa, que es muy insegura por su estrechez, por el filo de otra acera elevada, y por la arena que se acumula sobre ese paso, y que hace patinar a estos vehículos. Hace pocos días un ciclista se cayó allí y tuvo más de cinco fracturas en distintas partes del cuerpo.

Estos deportistas han tenido diversas reuniones con las autoridades, con la Concesión que maneja el Túnel de Crespo, y todo se fue en promesas. No mejoró la seguridad contra los asaltantes ni tampoco hay arreglos en la acera mencionada, a pesar de que uno de los buenos arquitectos de la ciudad, también ciclista, regaló un diseño para un retorno amplio, seguro y estético.

A nadie le gustan los efectos de los paros, ni a los propios ciclistas, pero parecen ser la única forma de ser escuchados. Ojalá que esta vez sí se arreglen todas las anomalías.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS