Indicadores económicos
2017-05-01

Dólar (TRM)
$2.947,85
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,07
UVR, Hoy
$249,11
Petróleo
US$49,33

Estado del tiempo
2017-05-01

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 13:00

Marea max.: 18 cms.

Hora: 03:32

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-05-01

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El transporte masivo

En casi todas las ciudades del mundo, los metros o sistemas de transporte masivo carecen de sostenibilidad financiera y el municipio debe contribuir con un subsidio para que la operación sea rentable. Por eso la mayor parte son de propiedad del Estado y se financian con el presupuesto oficial, porque no pueden sobrevivir solo con el pasaje.

Funcionan Sistemas Integrados de Transporte Masivo (SITM) en las principales capitales del país, siendo el más viejo de ellos el de Bogotá, que ha servido como modelo de los demás. Los sistemas de Bogotá, Pereira, Cali, Bucaramanga y Medellín se unieron en una agremiación llamada MOVIMÁS, cuyo principal objetivo es el de “influir en una política pública de transporte masivo, priorizando la calidad del servicio” y su sostenibilidad financiera.

El Transporte, como servicio público esencial, atraviesa una aguda crisis, especialmente el urbano y masivo. Precisamente por cuenta de que con solo los pasajes es imposible sostenerlos, porque las cuentas financieras definitivamente no cuadran. Con la finalidad de mejorarlo y hacerlo más eficiente, el Gobierno nacional ha invertido más de 20 billones de pesos en esta política pública, que está a punto de venirse abajo porque las finanzas se quedaron cortas.

No hay duda que los SITM son una solución a los innumerables problemas de movilidad urbana, sobre todo porque el sistema tradicional es caótico, incómodo y crea masivos trancones en las vías, afectando así la movilidad. Un ejemplo de ello es la llamada “guerra del centavo”. Los SITM, además, han propiciado un reordenamiento urbano, han recuperado el espacio público y han generado un cambio de comportamiento entre la gente, que cuida más el equipamento público y no como en muchas ciudades, que todo lo destruyen. Pero es imprescindible encontrar un remedio eficaz a su viabilidad a largo plazo, porque ya empiezan a verse los problemas en las finanzas del más antiguo del país, el de Bogotá, y todos los demás van por igual camino.

Ya se sabe que el recaudo no alcanza para remunerar la operación y esto, en el caso de Transmilenio, ha  desmejorado la calidad y la prestación del servicio, afectando, según plantea MOVIMÁS, “la calificación   del mismo”. Los pasajeros perciben el buen servicio, de acuerdo con una serie de variables, como la velocidad, la frecuencia de paso y la ocupación de los buses. A su vez, estos factores están determinados por la infraestructura, la planeación y la autosostenibilidad.

En el corto plazo, los SITM deben encontrar una fórmula adecuada que garantice una adecuada financiación de los sistemas, porque en unos cuantos años desaparecerán estrangulados por la falta de recursos económicos. De manera urgente deben resolverse los siguientes interrogantes para salvaguardar el futuro del transporte masivo, como se ha concebido en el país: ¿La tarifa que se cobrará a los usuarios es  suficiente para remunerar los kilómetros ofrecidos? ¿Cómo cubrir los costos de operación? ¿Qué fuentes adicionales de financiación pueden ponerse en marcha? ¿Cómo crear un sistema sostenible que tenga calidad?

 

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Tal como mencioné hace unos días

Esa es solo la evaluación financiera. La evaluación económica, que evalúa otras cosas distintas a la plata, como el bienestar que representa los ahorros de tiempo en viaje, de dinero en transporte más caro, de productividad ganada, eso hace que sea rentable y es la razón por la que el gobierno debe poner para mantenerlos en muy buen estado. Otras soluciones son: incentivar el crecimiento de otras ciudades intermedias mediante el desplazamiento organizado de familias y personas (un macroproyecto como Brasilia), hacer más vías para que las personas utilicen otras alternativas al transporte público (que también se resiente con tanta demanda)

Unicos

En la unica parte del mundo donde se cree que esos sistema de transporte se mantienen y dan ganancias es en este pueblo, esos sitemas son diseñados para facilitar el transporte y el gobierno debe administrarlo para que cumplan su objetivo si pasar a ser un monopolio manejado por un provado como se pretende hacer. Ahora en esta ciudad donde se roban hasta el suspiro nunca va haber plata porque siempre se la van a robar, el comentario anterior esta bien pero eso funciona cuando se quiere desarrollo, desafortunadamente en este pueblo no es el interes.
la muestra un boton, el desarrollo de la zona norte, cuantos supermercados hay? cuantos hospitales hay? cuantas rutas de buses o de transporte masivo hay? cuantas vias de acceso hay? no pregunto por oficinas porque si no hay lo basico menos van haber desarrollos para que las personas trabajen.
mientras no exista una voluntad politica y un cambio de mentalidad hacia el desarrollo urbano como lo tienen ciudades como Barranquilla para no ir a Medellin que esta mas lejos entonces no pasaremos de ser un simple pueblo subdesarrollado dentro de un pais subdesarrollado.

Una idea no tan descabellada

Este tema de las finanzas del transporte público es complejísimo como el que más. Uno ve a los cartageneros felices con Transcaribe y lo que no saben es que la experiencia de los bogotanos enseña que esa alegría dura poco. Aquí a Transmilenio ahora se le llama con frecuencia transmi-lleno y transmi-lento; es que realmente los buses no pasan cuando se les necesita (a la hora de llegar y salir del trabajo o la universidad) y cuando por fin pasan, van llenísimos. Piénsese en los costos que eso significa. Y los robos, abusos y maltratos son cosa diaria. Y cuando la gente se queja los dueños de Transmilenio afirman –sagazmente- que toda la culpa la tiene la ciudadanía. Prepárense cartageneros, porque para allá va la cosa.

La verdad es que la solución radical para el problema de transporte, en cualquier ciudad colombiana puede estar más a la mano de lo que creemos. Con todos los avances tecnológicos que hay, los servidores públicos y muchos oficinistas privados podrían trabajar desde sus casas.

No es ninguna idea nueva o descabellada: yo supongo que así deben trabajar quienes escriben, por ejemplo, para los periódicos. Una llamada telefónica solicitando un artículo; un correo electrónico entregando el trabajo solicitado; una charla vía Sky para aclarar los asuntos que requieran hablar cara a cara; otra llamada para dar por recibido el trabajo. Punto. No hay necesidad de salir de la casa, y si la hay no se requiere salir en hora pico.

Lo demás es descentralizar todas diversiones: cine, espectáculos para que la gente no inunde el centro.

La idea se la escuché a Antanas Mockus. No sé por qué no se avanza con firmeza hacia allá.