Indicadores económicos
2017-12-12

Dólar (TRM)
$3.013,99
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,40
Euro
$3.555,30
UVR, Ayer
$251,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$57,99

Estado del tiempo
2017-12-12

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:52

Marea max.: 17 cms.

Hora: 08:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 05 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-12

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
9 - 0 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

En las buenas y en las malas

A la Selección Colombia se le puede tildar de haber jugado mal, de no haber empleado a fondo su capacidad técnica, pero no puede decirse que no se emplearon a fondo en la presente edición de la Copa América, que no lucharon con energía para salir adelante. Al fin y al cabo le ganaron a Brasil y empataron con Argentina, dos de los equipos más poderosos del continente, y perdieron la oportunidad de pasar a la semifinal en la lotería de la definición por tiros penaltis, una instancia que también dejó por fuera a uno de los favoritos para ganar la copa.

Por haber tenido un desempeño poco satisfactorio en la Copa América, hay quienes lanzan diatribas contra los jugadores o contra el técnico que hace pocos meses ensalzaban por los resultados del Mundial de Brasil. Pero como en la vida, en el fútbol la gente tiene altibajos y de un desempeño excelente se puede pasar a la mala actuación, sin que eso signifique que un equipo dejara de entregarse y de hacer su mejor esfuerzo.

Colombia tiene muchas cosas de qué enorgullecerse por su actuación en Chile, empezando por la calidad de su arquero David Ospina, quien salvó más de una vez a la Selección y tuvo una heroica actuación en los partidos que alcanzó a disputar, permitiendo un solo gol. También es injusto criticar agriamente a Falcao García, porque atraviesa una mala etapa, olvidando todo lo que hizo por el equipo nacional durante las eliminatorias al Mundial.

A diferencia de hace 30 o más años, le Selección Colombia es un conjunto de jugadores unidos, donde cada uno aporta según sus capacidades. En la época en que todos los equipos nos goleaban, se tenía un conjunto de individualidades que no compartía una técnica ni un estilo. Ahora se tienen metas y se trabaja colectivamente por lograrlas. Todos los futbolistas escogidos juegan en equipos europeos y todos se destacan en ellos. De manera que no es como dicen algunos, en medio de la frustración por no seguir avanzando en el torneo continental, que es un equipo débil y poco combativo.

En una rueda de prensa de la Copa América, James Rodríguez pedía acompañar a la Selección en las buenas y en las malas, demostrando el mismo amor por nuestro tricolor en todas las circunstancias. Que así como nos deshicimos en elogios cuando obtuvo triunfos apoteósicos en el Mundial, tuviésemos comprensión cuando las cosas no hayan salido tan bien como hubiésemos querido.

Esa misma comprensión y apoyo debemos tenerlo con el país, para salir adelante a pesar de los reveses y las etapas negativas. Es preciso estar comprometidos con él en las buenas y en las malas, como pidió James con la Selección. Ya basta de esa desmesura de considerarnos los mejores del mundo cuando las cosas van bien y los peores cuando hay problemas.

Seguramente la Selección Colombia nos deparará grandes satisfacciones en el futuro, y el desempeño impecable que echamos de menos en este Copa América. Lo importante es que estemos con ella no importa cuáles sean las circunstancias.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

LOS EMBOBADOS DEL FÚTBOL

Para algunos, o para muchos, el amor al fútbol se parece al de las personas. Así le estén poniendo cachos o le peguen hasta la saciedad, están ahí sumisos, cantando odas de amor.

El fútbol es un deporte que estimula en lo personal y que da satisfacciones en lo colectivo, pero no puede pasar a ser algo así como la religión de un pueblo, hasta llegar al punto del fundamentalismo que cobra vidas y crea caos, vandalismo y destrucción.

Semanalmente vemos las noticias de las peleas entre jóvenes de las llamadas barras bravas de los equipos nacionales, que no pueden verse porque se atacan a piedras, a cuchillo y con cuanta arma improvisada puedan conseguir.

Lo mismo va pasando con la selección de fútbol de Colombia, que se ha convertido en objeto de culto y sus jugadores en seres endiosados que no pueden ser tocados ni mencionados tan siquiera en cualquier comentario trivial, so pena de recibir las sanciones verbales y físicas que sus adeptos quieran aplicar.

Para los comentaristas serios, lo de Colombia en la Copa América ha sido de una falta de criterio tal que llevaron jugadores a) lesionados, b) que habían sido suplentes en sus equipos y c) que no tenían la capacidad para jugar, hasta el punto que algunos parecían estatuas en la cancha y otros ni siquiera llegaron a pisarla.

Pero ya están los dueños del espectáculo -la federación y los medios- azuzando a los fánaticos a que crean sin condiciones en una selección fracasada, todo por ganar dinero. Sí, así de sencillo, a) la federación para recibir dólares de la Fifa por su participación en campeonatos y b) los medios para vender millonarias cuñas en sus transmisiones de radio y TV, en afiliaciones en los paquetes de TV cerrada, en la circulación de periódicos y en la publicidad en los sitios en Internet.

Así que a bajarse de la nube, que la selección de fútbol dejó de ser una ilusión patria para convertirse a) en el caballo de Troya de la Fifa y las federaciones nacionales para seguir con su turbio manejo, por fortuna ya investigado en Estados Unidos, b) en la mejor vitrina comercial de los vendedores de jugadores que muestran sus dientes de oro cuando la prensa y los aficionados elogian a su mercancía y c) en el mejor producto para que los medios llenen sus alforjas.