Falta de vías y movilidad

26 de octubre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hace varias décadas los cartageneros transitamos por las mismas carreteras, pese a que el parque automotor ha aumentado en grandes proporciones.

Según el informe de calidad de vida de Cartagena Cómo Vamos, en el año 2012 había 73.423 vehículos en esta ciudad, mientras que el año pasado eran 111.868. De ellos, 64.201 eran motos y les seguían los automóviles, con 30.602. Se movieron 2.017 buses por la urbe en el 2016.

La ciudad se ha ido expandiendo, ha crecido, pero sin una buena planificación en movilidad.

¿Por qué no poder transitar tranquilamente por Cartagena en un carro particular o en un vehículo de transporte público, sin retrasos por trancones en las arterias viales principales?  En horas pico, la situación es caótica en varios puntos, como la intersección entre la Troncal y la calle 31, en el sector La Plazuela. Allí se arman grandes trancones y sufren tanto quienes se movilizan en sentido El Amparo-Turbaco, como quienes hacen el cruce de San Pedro hacia Santa Lucía.

Lo mismo pasa en varios sectores de la avenida Pedro de Heredia, como Los Cuatro Vientos y Los Ejecutivos. La salida y entrada de Bocagrande, cuando llueve, se vuelve un dolor de cabeza. Igual pasa en la entrada de Manga, una vía que muchos usan como alternativa para llegar más rápido al Centro, y evitar malabares, si quieren llegar a este punto por la Pedro de Heredia.

La ciudad necesita con urgencia más vías que solucionen los problemas de movilidad. Hay que reconocer que es poco el espacio para construir más carreteras y que las expropiaciones para ello cuestan mucho y el trámite legal es tedioso. Y si no hay espacio, ¿por qué no recurrir a otras alternativas, proyectos grandes que nos ayuden a tener en cuenta lo que viene y no el ahora?  ¿Por qué no recurrir a intersecciones a desnivel (con puentes), en sectores como El Amparo, Ceballos, Ronda Real y donde está la glorieta de Bazurto, que generan gran congestión?

También es hora de intervenir los tramos de vías dañados que producen caos, como el de La Cordialidad que está entre Las Palmeras y Villa Estrella. Se debería pensar en terminar la Vía Perimetral, una obra inconclusa que se pensó como solución para las personas que buscaban salir más rápido de la ciudad.

El Gobierno local también debe tener en cuenta cómo solucionar los problemas de movilidad que genera la masificación de construcciones de edificios, pues no se piensa en las vías afectadas con la cantidad de vehículos que ingresan y salen de estos, además de los parqueos casi inexistentes en los nuevos edificios.

 


 

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS