Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Fiestas sin delitos

Una de las perniciosas costumbres de Cartagena es que durante las fiestas novembrinas se incrementan los abusos de quienes se creen con derecho a molestar a los demás, y aumentan los atracos, aprovechando las aglomeraciones cerca de los sitios donde se llevan a cabo actos de la agenda de esta temporada.

Tal vez no hay expresión del abuso más molesta y peligrosa que los retenes que instalan en algunos barrios personas que pretenden tener una fuente de ingresos durante las festividades, y prácticamente obligan a los conductores de los vehículos que pasan por allí a que les den dinero, lo que convierte a esta práctica en un asalto disimulado, cada vez más descarado.

El año pasado se presentaron tres casos graves en retenes instalados en Daniel Lemaitre, Lo Amador y La Esperanza, en los que fueron agredidos conductores que se negaron a dar dinero, a uno de los cuales le rompieron un vidrio del carro.

Hubo una época en que los retenes enriquecían el imaginario novembrino, pues quienes lo instalaban iban disfrazados creativamente y en lugar de exigir dinero, pedían propinas a cambio de letanías ingeniosas sobre la vida diaria de la ciudad.

De un momento a otro se convirtieron en práctica delictiva, en la que un grupo de hombres con cara de pocos amigos cierran el paso a la fuerza y lanzan insultos y agresiones contra quienes no muestran disposición a dar.

Es preciso que las autoridades estén atentas este año, para impedir que se monten estos retenes que tienen visos delictivos, pues además de ser una violación del derecho de la ciudadanía a la libre movilización configuran también el delito de robo bajo amenaza.

Otra vieja tradición festiva que degeneró en delito es la de los “negritos” que paran a la gente que camina en las calles a exigir dinero a cambio de no ensuciarlos, una versión peatonal de los retenes a que nos referimos arriba.

Es necesario conservar las tradiciones festivas sanas, creativas, culturalmente edificantes, y erradicar sin contemplaciones las que son simples actos delictivos disfrazados.

Mucho peor aún es la situación de inseguridad, los atracos, las riñas, las agresiones y los homicidios que se presentan durante los desfiles y los llamados banditos que se organizan en los barrios populares. 

Recomendamos a la Policía estar vigilante no sólo en los lugares donde se llevan a cabo desfiles, comparsas o presentaciones musicales, sino en los alrededores para que no ocurra lo del año pasado, a dos calles del desfile de carrozas, donde un hombre que iba con su familia fue despojado de su dinero y pertenencias por un grupo de jóvenes que lo hirieron en el hombro con un puñal.

Pero la comunidad también debe contribuir a que las fiestas sean un derroche de alegría y música, adoptando precauciones como no usar joyas o alhajas en los eventos masivos, andar en grupos y no circular en sitios donde no se vea vigilancia policial.

¡Qué las fiestas sean de alegría, no de delitos!

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Eso aprenden desde niños

Ayer, un grupo de infantes tenían un retn y amenazaban con "pintar mi vehíc..u..l..o (loa acababa de lavar genral) y observe ue sus padres estaban acolitándolos. Les hice la observación y para evitar problemas mejor salí con el rabo entre las piernas y me encndieron a bolsa de agua; salí ileso y los vidrios tambien. Conozco gente que si no la rpetan son sobervios, y no pidn tolerancia pues no es ser tolerante a quien le ofenden. Espero que el aprendizaje a ser respetuosos no incluya un muerto pues ya tenemos la experiencia de los atracos y heridos (una bebe por un buzcape).