Frenar la criminalidad

22 de abril de 2010 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Una de las estrategias del Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010, dedicada a la convivencia y seguridad ciudadana, se propuso combatir el crimen y la delincuencia, a través de la gestión territorial de convivencia, la ejecución de políticas de prevención y el fortalecimiento operativo de la Policía. Para formular los planes de acción, se tomó como base el “Programa de apoyo a la Convivencia y Seguridad Ciudadana”, financiado por el BID, cuyo objetivo era la disminución de la violencia e inseguridad en las ciudades, “a través de acciones tendientes a prevenir, contrarrestar y controlar aquellos factores identificados como asociados con hechos delictivos y de violencia”. Se desarrollaron sistemas de información y bases de datos sobre crímenes y acciones delictivas, confiables y oportunos, y se ejecutaron planes de apoyo a la Policía, en infraestructura y equipos. El programa bandera de la seguridad ciudadana se llama “Departamentos y Municipios Seguros”, a cargo de la Policía Nacional, y ha servido para formular estrategias territoriales, a cargo de alcaldes y gobernadores. En Cartagena y Bolívar, las políticas de seguridad mantuvieron el mismo objetivo de este programa nacional: mejores índices de seguridad, a través de la gestión territorial de la convivencia y seguridad ciudadana, pero su éxito depende críticamente del apoyo permanente del Gobierno nacional. A las autoridades territoriales se les recomendó aumentar la inversión en acciones de prevención, disuasión y reacción a conductas violentas, y sobre todo intensificar la coordinación entre Policía y autoridades locales. Al observar con preocupación la ola criminal que inunda a Cartagena, y comprobar que gran parte de los asesinatos en la ciudad tienen que ver con la lucha territorial entre los pequeños narcotraficantes y entre las bandas criminales emergentes, es obligatorio preguntarse si la mencionada política de seguridad ciudadana se aplicó aquí con rigurosidad, si se utilizan los sistemas de información y bases de datos nacionales, y si el Gobierno nacional la ha estado apoyando a plenitud. Muchas acciones puntuales están en marcha, como los frentes de seguridad, la línea antisicarial, las recompensas, el incremento del pie de fuerza y de los patrullajes, pero no hay señales inmediatas de que estén resultando, porque todos los días es asesinada a bala otra persona en Cartagena o en sus alrededores. El problema no es sencillo de solucionar, pero antes de anunciar nuevas estrategias o paquetes de medidas especiales, sería bueno repasar lo que se ha hecho, identificar las debilidades y corregir aquello que fracasó. Es obvio que la Alcaldía y la Policía Metropolitana tienen limitaciones para encarar esta lucha contra el crimen, puesto que están en el medio bandas criminales de alcance nacional, y por tanto, también parte la estrategia debe ser nacional. De todas formas, no estaría de más que las autoridades distritales vuelvan a consultar la memoria documental extensa del Departamento Nacional de Planeación, sobre las políticas y las experiencias de seguridad ciudadana desde 1998, y si hay que replantear la lucha contra el crimen, tomar la decisión de inmediato. Cartagena tiene que frenar en seco la criminalidad que mina sus entrañas.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS