La advertencia de Harvey

30 de agosto de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El huracán Harvey, luego convertido en tormenta, al golpear al estado de Texas, especialmente a la ciudad de Houston, ha hecho el mayor daño -pero de lejos- causado por un fenómeno meteorológico en toda la historia de los Estados Unidos, a pesar de lo cual personas como el presidente Donald Trump continuarán negando que estas catástrofes naturales son originadas por la acción del hombre sobre el medio ambiente. Le achacarán la culpa a fenómenos ‘desconocidos’ de la propia naturaleza sin interferencias del hombre, o a cualquier otro pretexto que excluya el daño a la capa de ozono por usar combustibles de origen fósil y el consecuente calentamiento global de origen humano.

Los pronósticos anuncian que lo peor no ha pasado y que llegar a  normalizar los daños de Harvey a la infraestructura tomará muchos años y muchos billones de dólares, sin contar las pérdidas de vidas humanas, que por fortuna no han sido tan numerosas como habrían podido serlo, y las pérdidas materiales personales de los ciudadanos. Pero además de lo anterior, no hay garantía que una tormenta de tales dimensiones no se repita antes que hayan arreglado los daños de esta, ni tampoco se ha estimado lo que costará cambiar la naturaleza de la infraestructura de Houston y otras ciudades para que eventos similares no les hagan tanto daño. El mundo va cambiando a toda velocidad.

Más cerca de casa, el Canal de Dique en Calamar tiene una altura parecida a la que tenía en 2010, cuando hubo inundaciones serias en todos los pueblos de ese brazo fluvial, y se prevé un fin de la temporada de lluvias copiosas.

Mientras tanto, las obras de protección de los pueblos ribereños de Bolívar sobre el Dique andan a toda velocidad salvo las de Gambote, que cuestan 12 mil millones de pesos pero están frenadas porque los dueños de 33 predios (de un total de 457 de ese corregimiento de Arjona), que deben dejar sus casas para que los trabajos se puedan hacer, piden por ellas sumas que no valen y que el Gobierno no puede pagar, según le dijo el Fondo Adaptación a El Universal hace pocos días. Ojalá entren en razón antes de que las lluvias se recrudezcan aquí y en el interior, subiendo el caudal del Dique de manera geométrica.

Aunque al Caribe colombiano hasta ahora no llegan los huracanes sino sus coletazos, ya no hay que seguir pensando de manera reactiva, sino anticiparse a los cambios climáticos cada vez más fuertes y con consecuencias cada vez más severas, para estar varios pasos por delante de ellos. Harvey le envía al mundo esa advertencia.

 


 

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS